Más de 300 personas se concentran ante la Embajada china en Madrid para exigir el cese de la ´represión´ en Tibet

Más de 300 personas se concentran ante la Embajada china en Madrid para exigir el cese de la ´represión´ en Tibet

El actor Miguel Ángel Silvestre ente los asistentes a la concentración convocada por la Fundación Casa del Tibet frente a la Embajada de China en Madrid para pedir respeto a los derechos humanos en el Tibet.  EFE/Manuel H. de León

Más de 300 personas se concentraron hoy frente a la Embajada china en Madrid para exigir el “cese de la represión” al pueblo tibetano y la “urgente necesidad de buscar una solución pacífica” que, por medio del diálogo, acabe con el conflicto, que “dura ya medio siglo”.

EP Asimismo, hicieron un llamamiento a las autoridades internacionales, y en concreto al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, instando a que exprese su “solidaridad” con la región china.

La concentración, organizada por la Fundació Casa del Tibet y el Comité de Apoyo al Tibet (CAT), movilizó a más de 300 personas, procedentes de distintos puntos de España y otras de origen tibetano, que soportaban pancartas y banderas donde podían leerse consignas, como “Tibet, Libre”, la “ONU duerme”, o “50 años si Derechos Humanos en Tibet es demasiado”. Bajo el lema ‘Por el respeto a los Derechos Humanos en el Tibet y el diálogo entre el Dalai Lama y el Gobierno chino’, los organizadores leyeron un mensaje del líder espiritual, así como una carta de la Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú.

El director de la Fundació Casa del Tibet, Thubten Wangchen, subrayó, en declaraciones a Europa Press, la “gravedad” de los disturbios en el Tibet, y pidió el apoyo internacional para velar por la “justicia, la libertad y la paz” en la región. “El apoyo de la comunidad internacional -afirmó- cuesta, pero está empezando a dar pasos en buena dirección”.

En este sentido, informó que su organización entregó ayer sendas cartas al Rey Don Juan Carlos así como a Rodríguez Zapatero, y al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, solicitando su “ayuda” para “resolver de manera pacífica” la situación en Tibet. Además, reclamó al Gobierno chino que “abra su sistema comunista al mundo, y albergue más justicia, democracia y respeto a los Derechos Humanos”.

A continuación, ante los manifestantes y medios de comunicación, indicó que “China no va a solucionar el mundo, sino que va a complicarle con más matanza, más sangre y más violación de Derechos Humanos”. En relación con la celebración de los Juegos Olímpicos de Pekín, denunció que el país asiático está “insultando” al Dalai Lama, acusándole de “boicotear” la cita deportiva, “sin pruebas y sin razón”.

CARTAS DE RIGOBERTA MENCHÚ Y EL DALAI LAMA

Tras ello, los organizadores, dieron paso a la lectura de una carta “de condena” escrita por la premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, y en la cual reprueba “los actos represivos y violatorios de los más elementales derechos humanos” cometidos por el Gobierno de China. “Apoyo en el reclamo de la autodeterminación del Tibet, de su identidad, su espiritualidad y su cultura”, señala.

Además, la organización trasladó a los participantes un mensaje escrito ayer por el Dalai Lama, líder espiritual y político de los tibetanos, por el cual reclama la “urgente necesidad de buscar una solución pacífica, que beneficie a ambas partes por medio del diálogo”. En este punto, muestra su “buena voluntad” para trabajar junto con las autoridades chinas en busca de la “paz y la estabilidad”, y destaca su “preocupación” por “salvaguardar la cultura Budista tibetana”.

“Desde el principio yo he apoyado la idea de que a China se le permitiera albergar los Juegos Olímpicos. Mi posición no ha cambiado. Pero China necesita ganarse el respeto de la comunidad global, a través de una sociedad abierta, y armoniosa, basada en la transparencia, la libertad y el predominio de la ley”, expresa el líder budista.

Por su parte, el Comité de Apoyo del Tibet de Madrid (CAT) recordó la querella que ha interpuesto ante la Audiencia Nacional junto con el Comité, la Fundación Casa del Tibet y algunas víctimas de este “genocidio”, y destacó la necesidad de que el Gobierno chino permita la entrada de observadores internacionales para evaluar la situación e intermediar el diálogo entre el Gobierno y el Dalai Lama”.

Por último, los organizadores, acompañados del actor Miguel Ángel Silvestre, entregaron un manifiesto con cientos de firmas en la Embajada China de Madrid, y anunciaron que prevén celebrar nuevas concentraciones.

Anuncios

Madrid con el Tibet

Madrid con el Tibet

Más de 300 personas se han concentrado frente a la Embajada de China en Madrid para exigir a la comunidad internacional que presione a China para que respete los derechos humanos.

Monjes budistas durante una protesta, contra la dominación china, en la ciudad de Gardze, China. (EFE)

var so = new SWFObject(“http://www.lasextanoticias.com/reproductor/Player.swf”, “Player”, “384”, “288”, “9.0.115.0”, “#ffffff”); so.addParam(“wmode”, “opaque”); so.addParam(“play”, false); so.addParam(“loop”, false); so.addParam(“quality”, “high”); so.addParam(“allowScriptAccess”, “sameDomain”); so.addParam(“allowFullScreen”, “true”); so.addParam(“flashvars”, “_width=384&_height=288&_image=http://www.lasextanoticias.com/pictures/18152/6476AC1C-099C-4A56-BB19-C7EE9654BAC0_crop2.jpg&_urlVideo=rtmp://fl.interoute.com/streamrt/{eaf7a24f-6a00-4707-8d5c-56f38f6cb4f1}/{d3fdfe76-a4b1-43ef-8a5d-a22bcdb6eaa7}/7CB6890F-098B-4E41-8CFD-0EEE43856F2B.flv”); so.addParam(“pluginspage”, “http://www.adobe.com/go/getflashplayer”); so.write(“flashcontent”);

La concentración la ha organizado la Fundación Casa del Tíbet y el Comité de Apoyo al Tíbet y ha movilizado a más de 300 personas, la mayoría españoles, pero también algunos de origen tibetano.

Ellos, vestidos con camisetas verdes y con cintas en la frente en las que podía leerse “Free Tibet”, se han encargado de gritar proclamas como “China fuera” o “Libertad para los tibetanos” ante la presencia policial situada en torno al edificio de la Embajada china.

El director de la Fundación Casa del Tíbet, Thubten Wangchen, ha afirmado, en declaraciones a los periodistas, que la comunidad internacional vive pendiente de las relaciones comerciales con China y no de defender los derechos humanos, cuyo respeto viola, a su juicio, el Gobierno comunista chino.

También ha acusado al Ejecutivo de Hu Jintao de expoliar al Tíbet de sus recursos naturales, de la desforestación de sus bosques y de torturar a centenares de ciudadanos tibetanos a raíz de las primeras revueltas en Lhasa, la capital.

Wangchen, que ha comparecido ante los periodistas con el atuendo propio de un monje budista, ha considerado que el Gobierno chino, además, “esconde el genocidio y la tortura” a los tibetanos a través de la prensa oficial.

Por ello, tras las revueltas, “es el momento de que el mundo abra los ojos y de que la ONU rompa su silencio”.

El director de la Fundación Casa del Tíbet igualmente ha abogado por el diálogo entre el Gobierno chino y el Dalai Lama, el líder en el exilio de los tibetanos, como “la mejor solución”.

La concentración ha terminado con el silencio de los asistentes para llamar la atención sobre el silencio que guarda la comunidad internacional ante lo que ocurre en Tíbet y representar también, a la vez, el silencio al que se ven sometidas miles de voces en ciudades como Lasha.

http://youngtibet.com/torch/torchrelaybadge.png

“El conflicto tibetano no es un problema de agresión a mi religión”

“El conflicto tibetano no es un problema de agresión a mi religión” 

áNGEL MUNÁRRIZ – Sevilla – 30/03/2008 22:58 

Los diagnósticos que las comunidades budistas tibetanas de Andalucía hacen sobre el conflicto entre China y Tíbet ofrecen un fresco muy atomizado de opiniones en las que pueden encontrarse, con matices, tres pareceres comunes: el conflicto afecta esencialmente no a la religión, sino a los derechos humanos, como en Chechenia o en Palestina; la violencia es una espiral estéril; y las Olimpiadas beneficiarán a la causa tibetana.

“No vivo el problema como una agresión a mi religión, sino como una expresión más de la violencia del ser humano”, afirma Peter Gómez, director del centro Karma Guen, en Vélez-Málaga, el único de retiro en Andalucía de la escuela Kagyüpa. “Hay que aprovechar los Juegos”, afirma Antonia Scheerber, portavoz del centro Karma Guen de Granada.

El linaje Kagyüpa, concretado en la corriente Karma Guen, es el mayoritario en la región y cuenta con centros de meditación, más o menos estables, en Granada, Sevilla, Málaga, Fuengirola, Nerja y Benalmádena. Su líder espiritual no es el Dalai Lama, sino Karmapa XVII, exiliado en India y partidario de no mezclar política y religión.

La escuela Gelupa tiene su máxima expresión en el centro O. Sel. Ling, en Órgiva, en la Alpujarra. Allí reside una comunidad de monjes en absoluto aislamiento. Es la única imagen budista andaluza ajustada al tópico: cabezas rapadas, vestimenta naranja, meditación constante. Sus responsables rehusaron recibir a este periodista y remitieron su opinión a la Casa del Tíbet.

Aunque los budistas tanto del linaje de Kagyüpa como del linaje Gelupa insisten en su absoluta libertad e independencia de criterio, lo cierto es que no es fácil que sus respuestas lleguen sin una ristra previa de pregunas sobre la intención del reportaje y unas explicaciones acerca de lo poco conveniente que es mezclar religión y política. “Meditamos y enviamos buenos deseos; no podemos hacer más”, dice la portavoz de otro centro Gelupa granadino que prefiere no dar su nombre. El resto de centros de este linaje remiten a la Casa del Tíbet.

Acusación denuncia lentitud de la investigación sobre el Tíbet en A.Nacional

Acusación denuncia lentitud de la investigación sobre el Tíbet en A.Nacional


El Comité de Apoyo al Tíbet (CAT), que ejerce la acusación en la causa abierta en la Audiencia Nacional en relación con el supuesto genocidio perpetrado por el Gobierno chino en el Tíbet durante los años 80 y 90, ha denunciado hoy la lentitud con la que el tribunal investiga estos hechos.

En un comunicado el CAT recuerda que, desde que la querella que esta organización presentó fue admitida a trámite en enero de 2006, el juez Ismael Moreno sólo ha tomado declaración como testigo al director de la Fundación Casa del Tíbet de Barcelona, Thubten Wangchen.

‘Posteriormente, a pesar de las reiteradas peticiones al juez instructor, ninguna otra víctima ha podido comparecer directamente ante el tribunal y se han canalizado todos los interrogatorios a través del envío de comisiones rogatorias a distintos países donde en la actualidad residen víctimas y testigos’, añade el CAT.

Entre esos países, además de Canadá, el Reino Unido, Suecia, Bélgica, Holanda, Suiza y Estados Unidos, figura la India, donde reside la mayoría de los exiliados tibetanos y cuyo Gobierno no reconoce la jurisdicción de los tribunales españoles para investigar los hechos denunciados.

Ante esta circunstancia, los querellantes han solicitado al juez Moreno que fije ‘día y hora’ para que los tibetanos residentes en la India ‘acudan con la mayor celeridad posible a declarar en Madrid’.

El Dalai Lama visitará Mallorca el próximo 10 de diciembre

El Dalai Lama visitará Mallorca el próximo 10 de diciembre

function lightup(imageobject, opacity){ if (navigator.appName.indexOf(“Netscape”)!=-1 &&parseInt(navigator.appVersion)>=5) imageobject.style.MozOpacity=opacity/100 else if (navigator.appName.indexOf(“Microsoft”)!= -1 &&parseInt(navigator.appVersion)>=4) imageobject.filters.alpha.opacity=opacity }

 
El líder espiritual y político del Tíbet, el Dalai Lama, visitará previsiblemente Mallorca el próximo 10 de diciembre, tras haber sido invitado por el Consell de Mallorca a petición de la ONG Drets Humans, con el objetivo de que participe en el programa de actos organizado por esta entidad con motivo de la conmemoración del 60 aniversario de la firma de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Así lo confirmaron a Europa Press fuentes de la Institución Insular, que señalaron que hace unos dos meses su presidenta, Francina Armengol, cursó la invitación mediante una carta, después de que el presidente de la ONG, Bernat Vicens, le transmitiera la importancia de que el Dalai Lama estuviese presente en los actos que se celebrarán en la isla en favor del Tíbet y del diálogo interreligioso.
Tal y como señaló, la respuesta definitiva de Tenzin Gyatso -el actual Dalai- se espera para el próximo mes de julio, toda vez que atribuyó la petición de Drets Humans de Mallorca al hecho de que el Dalai tiene una “destacada proximidad espiritual y cordial” con la isla.
Por este motivo, consideró de “gran importancia” que visite Mallorca en diciembre para asistir a los numerosos actos programados, al tiempo que comentó que cuando la idea fue transmitida al Consell de Mallorca para que formalizase la invitación, Armengol expresó su “entusiasmo” de que Tenzin Gyatso esté presente coincidiendo con el aniversario de la declaración universal.
Mientras tanto, el director de la Casa del Tíbet de Barcelona, Thubten Wangchen, confirmó también a Europa Press que la petición ha sido realizada y que llegaría a Mallorca el día 10 para permanecer en la isla durante tres días, durante los cuales impartiría una conferencia y participaría en el resto de actos. Al mismo tiempo, reconoció que si Tenzin Gyatso aún no ha respondido es porque en estos momentos está “muy ocupado”, aunque mostró su convencimiento de que la respuesta del líder político será afirmativa.
Wangchen señaló asimismo que también han solicitado la visita del Dalai Lama desde Andorra, mientras que la Fundación Sabino Arana le entregará un premio en Bilbao en enero de 2008, y se prevé que el mismo mes participe en unos congresos de medio ambiente que tendrán lugar en Lanzarote.
Por otro lado, desde el Consell de Mallorca apuntaron también que recientemente Francina Armengol envió otra carta al Dalai Lama para transmitirle su solidaridad y apoyo por los actos que se están produciendo en el Tíbet con motivo de la represión que China está ejerciendo sobre el Tíbet, lo que ha provocado numerosas manifestaciones. “Hay que reconocer su papel de mediador a favor del diálogo y la negociación”, agregó la Institución Insular en referencia al Dalai.

Tibet: la economía del descontento

Tibet: la economía del descontento

La enfermedad tibetana progresa junto con la modernización y el desarrollo

Rafael Poch | Corresponsal. Pekín | 30/03/2008 | Actualizada a las 04:13h

La prensa y los funcionarios chinos explican estos días que, “todos los indicadores económicos muestran que los estándares de vida nunca habían sido más altos en Tibet”. En la Región Autónoma de China, la esperanza media de vida ha aumentado en más de diez años en poco tiempo. Tibet ha crecido a razón de un 12% anual en los últimos cinco años. El turismo, que responde del 9% del PIB regional, conoció en 2007 un extraordinario incremento, del 73% respecto al año anterior. Más de 4 millones de turistas han visitado Tibet, que tiene 2,8 millones de habitantes, cifra sin precedentes que seguirá creciendo, según todos los pronósticos. Una nueva y extraordinaria infraestructura, el ferrocarril Golmud-Lhasa, el más alto del mundo, transporta al 43% de esos turistas. A medio plazo, gracias a los ramales ferroviarios que se espera trazar hacia Nepal, toda la región perderá definitivamente su actual insularidad continental, conectando con los puertos indios. Según cifras oficiales en Tibet se han localizado 2500 yacimientos mineros, lo que significa más de 30 yacimientos por cada uno de los 76 distritos de la Región Autónoma.

Todo esto es verdad y también lo es que Tibet es una de las regiones de China más subvencionadas por el gobierno central. ¿Cómo explicar entonces, que la peor crisis tibetana en veinte años, registrada este mes de marzo, incluya entre los motivos más importantes de descontento, un enorme componente socioeconómico?.

Una modernización ajena
No hay nada que la modernización china haga en Tibet, que no haga en cualquier otra provincia china-han. Aun más; el esfuerzo modernizador chino (en inversiones, infraestructuras, etc. financiadas por el gobierno central) es mayor allá que en otras provincias chinas. Pero los dolores de esa modernización son mucho más duros en Tibet, en Xinjiang, y en otras zonas de minorías de China, porque no son vistos como algo “nuestro”.

Todo eso que el bulldozer modernizador se lleva por delante en China, en el contexto del consumismo y del imperio del dinero, es visto en Tibet como un impulso forastero. Esa empresa forastera, conducida por forasteros, destruye la cultura local, íntimamente vinculada a la religión budista, precisamente porque los tibetanos tienen un papel muy reducido y subalterno en su conducción. Ya no es sólo un problema de “comunismo”, ni de “libertad religiosa”, aunque la estampa del Dalai Lama esté prohibida en el ámbito público (no en el privado), y los monasterios estén sometidos a un control indigno, que incluye cámaras de video en su interior… Es un problema de equidad, de justicia, de malestar ante un modelo social ajeno y materialista.

La sensación de los tibetanos es que una modernización que ellos no gobiernan les está convirtiendo en ciudadanos de segunda clase. Y cuanto más avanza ese progreso y esa modernización, cuanto más pintados y reconstruidos están sus monasterios para atraer el dinero de los turistas, más degradados y marginados se ven ellos.

“Los tibetanos son, políticamente, mucho más impotentes que los cientos de millones de desventurados chinos desarraigados por el pacto faustiano de China con el capitalismo consumista”, dice el joven escritor indio Pankaj Mishra, que en los últimos años ha viajado bastante por China y Tibet.

La convicción de las autoridades chinas es que la modernización acabará con esa “enfermedad tibetana”, con esa mentalidad y esa cultura “atávica y retrasada”. Entre tanto; se morirá el Dalai Lama, Pekín cocinará el nombramiento de un sucesor a su medida -como ya hizo con el Panchen Lama, la segunda autoridad budista- y el asunto se resolverá por si solo. Una “racionalidad superior” se impondrá por si sola. La realidad sugiere todo lo contrario: en su actual estadio, la enfermedad tibetana progresa junto con la modernización.

Marginación y etnicidad
El boom turístico beneficia, sobre todo, a compañías chinas. El “crecimiento” acentúa la división social, particularmente entre rurales y urbanos. Dado que los tibetanos son mayoría absoluta en el medio rural, pero ya no en ciudades como Lhasa, con el crecimiento del turismo y del comercio, aumenta una desigualdad que tiene claras divisorias étnicas.

No es que haya una “política económica china orientada a la discriminación” y al “genocidio cultural”, como dice el Dalai Lama. Al revés, Pekín ha intentado atajar este problema con un plan de desarrollo rural que está sedentarizando a decenas de miles de nómadas y pastores, enviándolos a ciudades o asentándolos en viviendas a lo largo de las carreteras, donde pueden acceder a servicios básicos como agua corriente, educación y sanidad. 52.000 pastores y agricultores recibirán vivienda en 2008, y el plan es que el 80% de la población rural de la región la reciba para el 2010, informa la agencia Xinhua. Una vez más, el resultado de esta política es ambiguo. Algunos especialistas aprueban esta solución, otros la rechazan.

Entre los tibetanos que llegan a las ciudades muchos se marginalizan, sufren desarraigo y toman contacto, por primera vez, con un consumo y una realidad comercial inalcanzable para ellos. La inflación afecta particularmente a este sector. En las ciudades, son los emigrantes chinos, que conocen la lengua del comercio –el mandarín-, quienes están más capacitados para capitalizar las nuevas oportunidades. El colono chino llega a Tibet impulsado por su propia pobreza y espíritu emprendedor, desde provincias pobres y emigrantes como Sichuan. Ese colectivo, se mueve mejor en Lhasa, es más “espabilado”, concentra en sus manos las licencias de taxis, gracias a sus “conexiones”, informales o corruptas, con los funcionarios.

Desde todos los puntos de vista, los chinos están “más preparados” para la modernización: sólo el 15% de la población tibetana tiene nivel de escuela secundaria, mientras que en el resto de China la cifra es, por lo menos, del 60%. Los tibetanos se sienten marginados de esta modernización ajena. Así es cómo deben leerse los incendios, pedradas y destrozos de comercios chinos, con resultado de 15 muertos chinos, que la población tibetana y marginal de Lhasa, ocasionó el pasado día 14 en la capital de Tibet.