Tibet: historia de una represión (3a. parte)

Tibet: historia de una represión (3a. parte)

23 de marzo de 2008 16:02 COT

Javier Akerman es español (Vigo – Galicia), psicólogo, especializado en terapias de conducta en la Universidad de Comillas y posteriormente en Psicoanálisis. También estudió Terapias Naturales con una especialidad en la Universidad de Cádiz y ha sido profesor en el Master de Medicina Natural de la Universidad de Santiago de Compostela. Profesa el budismo tibetano. A partir de la fecha se integra al equipo de equinoXio como columnista.
Flag of Tibet - Foto de daviddu - Licencia CC-Atribution-Sharealike
Bandera del Tibet (Foto: Flag of Tibel de daviddu / Flickr CC-Atribution-Sharealike)

¿Qué hacer ante la brutal represión china?

Los últimos acontecimientos que se están viviendo en Tibet son una llamada urgente a la solidaridad internacional hacia este pueblo. China, con su poderoso aparato de “filtro y censura informativa”, hace llegar al resto del mundo la información que solamente le interesa dar a conocer, distorsionando la realidad que se vive en esa región.

La hipocresía política de Occidente queda bien reflejada en la sumisión de los diversos gobiernos al gigante chino. Los intereses comerciales y demás convenios económicos firmados entre China y las naciones más poderosas del mundo son motivo más que suficiente para hacer “la vista gorda” ante semejante atropello. Por no hablar de su poderío militar.

Tibet no es Kuwait y carece de interés para la mayor parte de los gobiernos internacionales, que ceden al chantaje chino y ni siquiera se atreven a dar recepción oficial al máximo representante del Gobierno Tibetano en el Exilio, el Dalai Lama. Como mucho “maquillan de falso humanitarismo” determinadas condecoraciones y actos honoríficos que se quedan después sin actuaciones reales en defensa de este pueblo oprimido. Tibet no puede, por sí solo, sacudirse el yugo de China.

Se podrá argumentar que los monjes budistas no deberían hacer uso de actos que inciten a la violencia, pero habría que vivir allí, lejos de la comodidad de nuestros salones, para poder juzgar este acto de protesta que los tibetanos tratan de hacer llegar a todo el mundo.

Recursos:

A mi juicio, el Dalai Lama no debe dimitir para evitar que el conflicto alcance cotas mayores y por esa causa se incremente la brutal represión sobre el pueblo tibetano. Difícil papel el de este hombre, que además no es reconocido como interlocutor válido ante las autoridades chinas.

El dramático giro del Dalai Lama implicaría renunciar al liderazgo temporal establecido por Ngawang Gyatso y a la independencia del Tibet, centrando los esfuerzos por preservar la pureza de una cultura milenaria, actualmente sometida a un proceso de aniquilación y destrucción implacable.

Foto de Javier AkermanRepresión en Lhasa (Tibet)  – Foto de Javier Akerman

Dar a conocer el resto del mundo esa aniquilación cultural ha sido el principal motivo de esta protesta que en estos días fue brutalmente sofocada en Lhasa.

No podemos dar la espalda a Tibet. Como budista pero ante todo como ser humano siento en mis propias carnes el dolor de este pueblo. He estado en esa legendaria tierra y he convivido con sus gentes. He conocido su Cultura y he sido instruido por Lamas y Monjes tibetanos en el que es un profundo camino de liberación espiritual: el Budismo Tibetano.

No me sentí extranjero en otra tierra, pues fui acogido con absoluta tolerancia y calor fraternal no solo por los monjes sino por toda su gente. En Nepal entablé una entrañable relación con monjes tibetanos que viven en este país ante la imposibilidad de hacerlo en su tierra natal. Ellos son los depositarios de ese enorme acervo cultural que ha intentado ser destruido por las autoridades chinas.

Mi más emotivo recuerdo a mi Maestro Raíz Luding Khenchen Rinpoché, al Venerable Lama Appey Rinpoché, a mi instructor de meditación Khenpo, al monje (que ya habla un poquito de español y de gallego) Tzering (Chering), a Rinchen Gyaltsen, monje budista de raíces españolas, a Tanita y Belén, intérpretes en la Academia Budista de Katmandú y mujeres de una sabiduría tan grande como sus corazones, a Vicente Latre, un catalán universal, budista y maestro de Reiki, que en España desarrolla una magnífica labor a favor del Budismo Tibetano… en fin, a todos los seres humanos maravillosos que se han quedado en esas tierras lejanas en el espacio pero tan cercanas en el corazón. Su maravilloso legado de paz y tolerancia deberían ser el estímulo que abra la conciencia del mundo hacia este pueblo que quiere dirigir por si mismo su propio destino.

 

Free Tibet - Foto de Guano - Licencia CC-Atribution-Sharealike(Free Tibet – Foto de Guano / Flickr-CC-Atribution-Sharealike)

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: