La llama olímpica culminó con las justas su recorrido en San Francisco

La llama olímpica culminó con las justas su recorrido en San Francisco

El recorrido de la llama olímpica finalizó el miércoles en San Francisco, única etapa estadounidense, con una ceremonia cerrada y sin grandes incidentes, pero bajo un gran operativo policial luego de que varias protestas bloquearan el trayecto original.


La llama partirá ahora a Buenos Aires, donde es esperada con la seguridad policial reforzada, antes de seguir viaje por una docena de países y llegar a principios de mayo a China, donde se desarrollarán en agosto los Juegos Olímpicos.

En San Francisco, costa oeste estadounidense, la antorcha fue transportada al aeropuerto por una caravana de vehículos al final de la tarde, para ser ingresada a un área de estacionamiento cercano a la terminal internacional, al abrigo de periodistas y cámaras de televisión.

La ceremonia de cierre poco menos que clandestina clausuró un recorrido confuso y bajo una nutrida vigilancia policial, tras anularse el evento oficial previsto inicialmente para marcar el fin de la jornada.

No hubo ningún incidente mayor, pero la ruta debió recortarse a último momento luego de que numerosos manifestantes bloquearan calles del trazado original.

‘Las multitudes eran tan grandes y había tanta incertidumbre que tuvimos que tomar una dura decisión lo que provocó que mucha gente perdiera una oportunidad única en la vida’, alegó el alcalde Gavin Newson.

Los portadores sucesivos de la antorcha fueron flanqueados en todo momento por decenas de policías antimotines, a pie y en moto, movilizados para mantener a raya a los manifestantes que protestaban contra el régimen de China y la represión en Tíbet.

El presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge, expresó su satisfacción en Pekín por la relativa tranquilidad de la escala en San Francisco. ‘Por supuesto, no fue la fiesta que hubiéramos deseado que fuera’, subrayó.

El tramo en San Francisco estuvo precedido de numerosos incidentes en la ciudad estadounidense, un fiasco en el recorrido por París y Londres, y reacciones diversas a nivel internacional.

La policía de San Francisco indicó en un comunicado que no hubo arrestos, pero un fotógrafo de la AFP observó que fue detenido un militante pro-Tíbet.

En otro incidente, un militante pro-Tíbet estadounidense de origen chino, desató la cólera de los manifestantes pro-chinos al tratar de desplegar una bandera de Tíbet.

El presidente estadounidense, George W. Bush, llamó el miércoles a Pekín a dialogar con el Dalai Lama, pero reiteró que asistirá a los Juegos, al anteponer la eficacia de la diplomacia a un boicot exigido por manifestantes.

‘Para comenzar, voy a los Juegos (…) Y si lo hago, es porque puedo hablar (con el presidente chino, Hu Jintao) de libertad religiosa antes de los Juegos, durante los Juegos y después de los Juegos’, dijo Bush según la transcripción de una entrevista a una televisora que será difundida el viernes.

Mientras en Londres el primer ministro británico Gordon Brown anunció que no asistirá.

‘Nunca se dijo que iba a acudir a la ceremonia de apertura. Siempre dijimos que asistiría a la ceremonia de clausura’, dijo la portavoz de Downing Street a la AFP, rechazando un cambio en los planes de Brown con respecto a los JO que se celebrarán del 8 al 24 de agosto en la capital china.

China por su parte acusó el miércoles a la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidenses de animar las protestas en San Francisco aprovechando el paso de la antorcha, en una jornada en que tanto esa Cámara como el Senado aprobaron resoluciones que exhortan a Pekín a poner fin a la represión de manifestaciones en Tíbet y dialogar con el Dalai Lama.

La presidenta demócrata Nancy Pelosi ha ‘ignorado el principio de no politización’ de los Juegos y, junto a otros miembros del Congreso, es culpable de ‘perder completamente la moral y la conciencia’, afirmaron medios públicos chinos citando a la portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Jiang Yu.

El periplo de la llama es el más ambicioso de la historia de los Juegos Olímpicos, con una ruta de 137.000 km recorriendo una veintena de países, además de China.

Desde que fuera encendida los militantes pro-tibetanos se movilizan a su paso para protestar por la represión china en Tíbet, que según el gobierno tibetano en el exilio dejó 150 muertos (contra solo 20 aceptados por Pekín).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: