Cuando el mundo mira hacia Pekín

Cuando el mundo mira hacia Pekín

Hoy mismo han salido a la calle en Madrid para defender sus Juegos Olímpicos. La prensa asegura que eran entre 600 y 1.000 personas, que se han expresado de una forma libre, democrática. En definitiva, que han podido hacer en España aquello que en China les está vedado, lo que les costaría un buen número de años de cárcel o un precio similar e igualmente elevado. Y supongo que habrá que pensar que esa manifestación en contra del independentismo tibetano será parte de una campaña ante la cercanía del acontecimiento internacional más importante que Pekín haya gestionado nunca, de ahí la urgencia de sus líderes por tapar la brutal limpieza que se habrá llevado a cabo en ese territorio y que no conocemos con exactitud porque estamos ante uno de los Estados más opaco, salvando las comparaciones con Corea del Norte, alimentado también durante años por la propia China.

Lo más sorprendente de lo que ocurre en Tíbet es que una vez más pone de manifiesto los escasos fundamentos en los que se sustentan las relaciones internacionales, políticas y comerciales -si es que unas y otras pueden separarse-, que a menudo lleva a Gobiernos de todo signo y destacadas empresas a mirar para otro lado ante la realidad cercana y sangrante.

Hace escasos días, un medio de comunicación nacional publicaba una entrevista con el presidente de una popular compañía de bebidas en la que sin rubor defendía su respaldo a los juegos de Pekín bajo el argumento de que ningún país “es perfecto”. Está bien, es cierto, pero quizá en ese punto habría que parafrasear a George Orwell y recordarle que, pese a todo, unos son más perfectos que otros. Y entre los segundos no se encuentra China, más allá de que se puedan compartir o no los principios en los que se basan los líderes rebeldes.

Por supuesto, España no es una excepción. Tras adoptar decisiones como retirar las tropas de Irak, cuando se habla de esa potencia oriental, su fuerte capacidad inversora es más importante que la dignidad de quienes ven pisoteados sus derechos. Lo dicho, unos más perfectos que otros.

*Jefe de Sección de EL DÍA

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: