El Tíbet imperativo ético internacional

El Tíbet imperativo ético internacional

Julio César Pineda //

<!–
if (document.getElementById(“addsContent”).innerHTML.indexOf(‘empty.gif’) ==-1) {
document.getElementById(“addsHeader”).style.display=”;
}
–>

El Tíbet constituye un imperativo ético en la nueva moral El Tíbet cubre un espacio de cerca de 4 millones de km2 situado a una altitud de 4.000 metros se extiende del este al oeste con 2.200 km y de norte a sur con 1.200. Este gran Tíbet tiene una población de unos 6 millones de habitantes, además de los 10 millones de chinos movilizados para ocupar este territorio.

En 1960 el Gobierno comunista de Pekín desmembró el gran Tíbet, delimentando el 9 de septiembre de 1965, en la actual región autónoma del Tíbet con el territorio solo del Tíbet central reducido a poco mas 1.200.000 km2 y una población de cerca de 3 millones de habitantes, en su mayoría de religión y cultura tibetana.

Las otras regiones tibetanas fueron anexadas a provincias chinas, con el propósito de borrar todo vestigio cultural y religioso. Para China la capital histórica Lhassa y toda la geografía tibetana, situada en el corazón de Asia y entre el mundo chino e hindú representan una geopolítica de poder, con gran importancia estratégica, además de recursos naturales

Con el triunfo de la Revolución comunista, Pekín invadió y expulsó a la teocracia budista, con la colectivización de tierras y la expropiación de bienes, además de la instalación de colonos chinos y el modelo socialista real. La mayor rebelión de monjes tibetanos y del pueblo budista ocurrió en marzo de 1959. Desde 1950 hasta hoy se estima en 1 millón el número de víctimas producto de la represión china. Este genocidio cultural, como lo denominó recientemente el Dalai Lama ha sido condenado por la sociedad internacional en estos momentos de preparación de los Juegos Olímpicos, salvo contadas excepciones como las de los gobierno de Zimbabue, Irán, Cuba y Venezuela.

En origen El Dalai Lama, es en su origen el jefe espiritual de una rama del budismo tibetano denominada iglesia amarilla, por el color de los ornamentos litúrgicos. Fue en 1642 cuando el Tíbet en pleno uso de su soberanía proclamó al Dalai Lama como jefe temporal al Reino de las Nieves. Con la expulsión del Dalai Lama el Pachen Lama se plegó al Gobierno chino, pero con su muerte en 1989 complicó la escogencia de su reencarnación donde China ha querido intervenir.

El actual jefe espiritual, Tenzin Gyatso nació el 6 de julio 1935, fue reconocido como la doceava reencarnación Dalai Lama en 1938. Desde 1959 está refugiado en la India bajo la forma del asilo político. En 1989 le fue otorgado el Premio Nobel de la Paz. Él mantiene una estructura gubernamental en el exilio. Como lo ha manifestado el Dalai Lama no luchan por la independencia del Tíbet sino por el respeto a los derechos humanos, bajo la fórmula utilizada por la anexión de Hong Kong y Macao, con un país y dos sistemas.

En el marco de los Juegos Olímpicos y Paraolimpicos de Pekín, con el recorrido de la antorcha, los diferentes gobiernos y pueblos del planeta han manifestado su repudio a las constantes violaciones de los derecho humanos en el Tíbet, es evidente el aumento de la represión del Gobierno chino según se acerca agosto. El acoso y la persecución de activistas por la paz ha aumentado considerablemente, reseñado por la prensa internacional en numerosas ocasiones. El intento de silenciar a los monjes tibetanos ha sido objeto de comentarios por parte la comunidad internacional, pero mas aún la selección de veinte periodistas de medios extranjeros que hizo el Gobierno chino (a dedo, valga acotar dejando al margen a los medios más destacados) para que dieran fe de que el Tíbet no era objeto de violación alguna, hasta que un grupo de monjes arriesgando sus vidas salieron a manifestar con las armas más sofisticadas que conocen, gritos y llantos desgarradores, las vejaciones de las que son objetos diariamente en su propio territorio.

En Venezuela Son muchos los movimientos que han surgido en el mundo de rechazo a la sede olímpica. En Venezuela tenemos varios de ellos; “Paz en el Tíbet” una iniciativa que surgió de jóvenes profesionales militantes de partidos políticos e independientes a través de Facebook y ha logrado conseguir un importante apoyo, así como el Movimiento Internacional para la Paz “MIPAZ” que concentra un grupo muy heterogéneo de personas, empezando por académicos de alto nivel hasta adolescentes preocupados por el actual desorden mundial. Recientemente estas dos organizaciones realizaron una concentración frente a la Embajada de China en Caracas, con la entrega de un documento de solidaridad con el Dalai Lama y su pueblo y en pro de la defensa de los Derechos Humanos en el Tíbet.

El Tíbet constituye un imperativo ético en la nueva moral.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: