Tibet, la gran represión capítulo III

Tibet, la gran represión capítulo III


En el año 1910, China había intentado anexionarse el Tibet mediante la incursión de sus tropas con el general Chao Erh-Feng al frente. Una misión que a priori parecía fácil, se convirtió en un calvario para los chinos, que no pudieron hacer frente a la sublevación tibetana, quienes proclamaron su independencia en 1912. Sin embargo, las tensiones entre chinos y tibetanos permanecieron tensas a pesar del acuerdo al que llegaron británicos, chinos y el gobierno del Tibet para establecer sus fronteras. Tanto, que en 1918, China volvió a hacer otro intento de invasión, que tampoco llegó a buen puerto, y en los años 1931-33, en el que al menos consiguieron arrebatarles una parte de su territorio que pasó a formar parte del gigante asiático.

Invasion china

Pero la peor tragedia que podía ocurrir para un gobierno ya debilitado de por sí, fue la muerte del decimotercer Dalai Lama. Se tuvo que hacer cargo del gobierno el monje Reting Rinpoche, encargado de encontrar al siguiente Dalai Lama en una etapa que fue de corrupción. Fue el año 1937 cuando lo localizaron en el cuerpo de un pequeño niño campesino de dos años de un poblado de la región de Akse. aquel niño, de nombre Lhamo Dondrup, tras dos años de instrucción y tests que confirmaran su identidad, fue nombrado decimocuarto Dalai Lama bajo el nombre religioso de Tenzin Gyatso. Con 16 años, el 17 de noviembre de 1.950, Gyatzo asumiría el poder en el Tibet.

Desgraciadamente su gobierno coincidió con la peor época del país. La que la ha arrastrado a la situación actual que hemos visto en estos últimos días. En 1950, China envió un contingente de 80.000 soldados bajo la supuesta intención de liberar a esas tierras de los invasores extranjeros. Excusas para ocultar una ocupación por la que llevaban tantos años suspirando y que culminó en el año 1951 con el Acuerdo por la Liberalización Pacífica del Tibet, según el cual, China tenía la potestad de dirigir la política exterior del país así como la seguridad del Tibet. Finalmente, las tropas de China entraron en la capital tibetana, Lhasa, el 9 de septiembre de 1.951.

Le siguieron 5 años de, prácticamente, gobierno chino, en el que crearon una constitución y nombraron, en 1956 al Tibet oficialmente, como “Región Autónoma del Tibet“.

Sin embargo, el descontento era patente entre el pueblo tibetano. Las guerrillas continuaban. Las sublevaciones y manifestaciones eran ocnstantes, y Mao Tsé Tung fue preparando su gran golpe de mano. El 10 de marzo de 1959 quedará para la historia como una fecha negra. Un día desgraciado en la reciente historia del Tibet, pues tras una manifestación anticomunista en Lhasa, las tropas chinas actuaron con contundencia, aplastándola sin miramientos. De aquellas manifestaciones se pasó a una fuerte represión, y finalmente, las víctimas oficiales de aquella masacre alcanzaron el desorbitante número de 87.000 víctimas tibetanas.

Dalai Lama

El Dalai Lama tuvo que huir, y el 28 de marzo de aquel mismo año se anunció oficialmente que el Tibet estaba bajo control chino, por lo que nombraron al Panchen Lama como dirigiente del gobierno. El Dalai, más 10.000 tibetanos que huyeron del país, se refugieron en la región india de Dharamsala, desde donde han organizado el gobierno tibetano en el exilio, desde su palacio Namgyal.

Se sucedieron años de duro exterminio cultural y religioso en el Tibet, en el que fueron destruidos monasterios y se arrasaron poblados. En 1965 Tibet pasó a ser oficialmente una región china en lo que se denominó por China como Revolución Cultural.

Conversaciones, diálogos, intentos de encontrar soluciones entre los gobiernos de China y el del Dalai Lala, pero jamás china ha reconocido ni la represión ni la violación de los derechos humanos. Tibet ha sufrido varias manifestaciones y varias represiones como la que ahora nos ocupa, como las ocurridas en 1987 y en 1993. En 1989, el Panchen Lama, quien en su momento se mostró partidario de la facción china, llegó a decir que la intervención de China había traido demasiadas desgracias. 4 días después murió de un extraño ataque al corazón. En los días siguientes, varios miembros de su familia también murieron de “ataques al corazón”…

57 años después de la invasión china, y casi 50 años después de la gran masacre de 1959, la situación en el Tibet continúa igual, mientras las autoridades de los distintos páises del mundo continúan mirando hacia otro lado…

Mientras, en Pekín, se organizan los Juegos Olímpicos, los Juegos que nacieron por la Amistad y la Paz…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: