Otro castigo de la naturaleza

Otro castigo de la naturaleza

La población de Myanmar padece desde hace tiempo un doble sufrimiento: el azote de los fenómenos meteorológicos y la brutalidad de la junta militar gobernante.

Fernando Palacio
Graduado en la UCC, reside en Tailandia

Para los creyentes en la reencarnación, como los budistas, el sufrimiento es una forma de “quemar karma”, de limpiar culpas y de ascender a niveles ontológicos más elevados. En el caso de naciones enteras, o inclusive de regiones del planeta, este principio también explica la naturaleza de algunos fenómenos.

Birmania, hoy conocida como Myanmar, representa quizá uno de los ejemplos más claros de este modelo. Esta nación del sudeste asiático –ubicada en un rincón entre China, Tailandia e India– no ha cesado de “quemar karma” en las últimas cinco décadas. Gobernada por una junta militar de corte unitario, centralista y racista desde 1962, Myanmar posee honores irónicos, como el de compartir junto a Somalía el bochornoso título de “país más corrupto”, según la organización no gubernamental Transparencia Internacional; estar ubicada entre los países menos desarrollados según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud); poseer junto a Costa de Marfil uno de los peores sistemas de salud pública según la Organización Mundial de la Salud (OMS); poseer el mayor número de niños soldados activos del planeta, según la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y estar catalogada como Estado genocida.

Seguir leyendo aquí.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: