Dos antorchas… iluminan más

Dos antorchas… iluminan más

“… un sistema que llenaba Europa de campos de concentración de inhumanidad variable pero nunca ausente, creando una nación sumergida y nunca mencionada de prisioneros”. Prólogo de la “Lista de Schindler”, Thomas Keneally

Por Martín Bermúdez
30.04.2008 08:19

Una historia de silencios presentación en exclusiva para Internet de una inquietante y desgarradora historia real

Sin duda, dos antorchas iluminan más que una.

El problema surge cuando no hay compatibilidad entre ambas.

Veamos el paso de la Antorcha Olímpica por Buenos Aires y, al mismo tiempo, el de la Antorcha de los Derechos Humanos.

La primera representa una esperanza, una ilusión, un ideal de perfeccionamiento del hombre a través de la competencia deportiva; miles de atletas que se preparan durante años, mejorando su desempeño, vibrando al soñar su bandera en un podio: la gloria máxima del deporte.

En tanto, la segunda, aboga por lo que debería ser la condición primaria de respeto humano: los derechos del hombre. El derecho a la vida, el trabajo, la expresión irrestricta (en tanto no vulnere estos derechos), la religión y todas las creencias, el trabajo, la libertad pura, la no discriminación, la vivienda, el agua, la salud, la infancia no explotada ni prostituida, la vejez en dignidad…el librepensamiento.

Casi todos los enumerados tienen rango constitucional. Entonces, si importante es la primera antorcha, la segunda es insoslayable. Esta vez la Antorcha Olímpica comienza y termina su periplo mundial en China. Una hermosa nación, de una pujanza encomiable, con una cultura que lleva de siete a ocho mil años de desarrollo. Una nación que se encuentra en el podio de las potencias mundiales. Un extensísimo territorio con muchísimas etnias regionales, diferentes dialectos, tradiciones y creencias milenarias. Mil trescientos millones de habitantes que tienen una sabia Constitución…que no se respeta.

Es que el apego por los Derechos Humanos parece ser un ausente ominoso, toda vez que han tomado estado público una gran cantidad de datos alarmantes. Este autor comenzó a investigar acerca de las violaciones de Derechos humanos en China en 2004. El caso puntual fue la persecución a los practicantes de Falun Gong, una disciplina de auto-elevación que lleva como lemas: Verdad-Benevolencia-Tolerancia.

Lemas de difícil conjugación con el sistema totalitario que hoy gobierna al gigante de oriente.

No aburriré al lector con un artículo monográfico, pero me permito sugerirle que visite el sitio web www.historiadesilencios.com.ar .

En el mismo podrán acceder gratuitamente al libro “Una Historia de Silencios”, en el que relato esta persecución y la censura impuesta a los medios, muchas veces en forma de mordaza económica.

Seguir leyendo aquí.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: