Los desalojos forzados dejan a la gente pidiendo en la calle

Los desalojos forzados dejan a la gente pidiendo en la calle

En la ciudad turística de Hangzhou, el régimen chino expropió las casas y negocios de varias familias para revenderlos o alquilarlos

Por Gu Qing’er – La Gran Época
19.05.2008 14:11
Después de perder su casa, el discapacitado Sr. Zhang no tiene fuente de ingresos. (La Gran Época)
Residentes repartiendo folletos sobre cómo el régimen local les forzó a evacuar. (La Gran Época)
Hay una historia trágica y dolorosa detrás de cada familia. (La Gran Época)
Residentes de Qinghefang pidiendo en la calle. (La Gran Época)

Un ciudadano discapacitado llamado Zhang de la ciudad de Hangzhou en el sureste de China, no tuvo otra salida que la de aceptar llevar una vida de vagabundo. Fue desalojado a la fuerza por el gobierno de la ciudad en 2007, y ahora protesta frente a la oficina del mismo.

La ciudad de Hangzhou ha sido una famosa atracción turística durante más de 1000 años y debido a que Zhang vivía en Wushan, una zona de importante valor histórico en el distrito, él tenía un salario estable y vivía bien.

La mayor parte de los residentes de aquí dependen de sus tiendas heredadas para ganarse la vida y a muchos les va bien. Pero otros tantos, como Zhang, fueron abandonados en la pobreza debido a una orden de desalojo del gobierno local del distrito de Shangcheng.

Antes de los desalojos, los residentes locales discutieron con el gobierno basándose en dos medidas municipales previas promulgadas en 2002 y 2004 respectivamente, que definían la zona como bloque de valor histórico, lo que significaba que solo podría ser renovada pero no demolida.

La propiedad de los edificios podía ser privada, pero éstos debían mantener la esencia histórica original y el estilo cultural tradicional. Pero el gobierno del distrito de Shangcheng no respetó ese documento.

Zhu Yangdi, otra residente local, relató a La Gran Época que su familia había vivido en la ciudad por más de cien años, y que ella y su hermano, después de ser despedidos de empresas estatales, habían regentado casas de té para ganarse la vida.

“Los funcionarios se quedaron mi casa y la alquilaron a otros para poner un negocio de casas de té. Somos trabajadores despedidos sin una fuente de ingresos, nuestros hijos necesitan ir a la escuela y ahora necesitamos pagar el alquiler. Nuestras vidas son extremadamente difíciles ahora. No tenemos otra alternativa que pedir en la calle frente al gobierno del distrito”.

“El Gran Cuenco de Té” de la familia de Zhu tenía algo de reputación en la zona. Pero ahora, siete de las nueve casas de té controladas por las autoridades ocupan la tierra que una vez utilizó la familia de Zhu.

Muchos otros residentes locales han tenido experiencias similares. Después de que el régimen local los echara, alquilaron la tierra a otros negocios para abrir nuevas tiendas.

Estos ciudadanos han protestado numerosas veces el año pasado, y fueron arrestados, acosados y golpeados por ello. Actualmente no hay signos de que su existencia afligida por la pobreza terminará pronto.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: