El turbulento Tíbet

El turbulento Tíbet

El gobierno chino acusa a los monjes de violencia. El Dalai Lama ha dicho que si se logra comprobar que los monjes han optado por la violencia él renuncia a su dignidad.

Los lectores fieles y memoriosos se acordarán de la serie que escribí sobre Lhasa, la capital del Tíbet. Visitamos y describimos el Potala, el palacio-templo-monasterio de los Dalai Lamas. Le dimos la vuelta completa en el sentido de las manecillas del reloj, como mandan las reglas. Visitamos igualmente el monasterio de Jokang, y le dimos la vuelta completa, que recibe el nombre de Parkor. Esta vuelta es la más apasionante que se pueda dar a cualquier monasterio budista, por la multitud de gente, por la cantidad de pequeños negocios, por el colorido, por la devoción de las gentes y por la alegría. Yo gocé mucho esta vuelta mirando los rostros hermosos de los niños, ancianos y ancianas. Rostros muy quemados por el sol. No se olvide que estamos en el llamado Techo del Mundo, y a estas alturas el sol pega más duro en los rostros.
Trepado a media montaña visitamos el monasterio de Trepung, en el que vivieron el segundo, tercer y cuarto lamas, y el quito una parte de su vida. El primero vivió en Shigatse, la segunda ciudad del Tíbet, que vamos a visitar y a describir en esta segunda parte de la serie.
Los demás vivieron en el Potala, hasta el actual que fue expulsado en 1959. En Trepung vivieron 10.000 monjes y hoy alberga 400. También admiramos el monasterio de Sera que llegó a alojar 5.000 monjes. Por último visitamos el palacio de Norbulink, que fue residencia veraniega de los Dalai Lamas. Lo construyó el séptimo Dalai Lama. Recordemos que decir Dalai Lama es como decir Sumo Pontífice entre los católicos.
El Tíbet se encuentra en este momento en una delicada situación política. Se trata de una Región Autónoma. ¿Qué quiere decir esta expresión, políticamente hablando? Que el Tíbet forma parte de la China, que no es independiente, pero que la gobiernan tibetanos, eso sí, adeptos al régimen de Beiying. Esto es lo que los tibetanos no soportan, el haber perdido su independencia.
Por estos días hemos visto cargas de la policía china contra los monjes. El gobierno chino acusa a los monjes de violencia. El Dalai Lama ha dicho que si se logra comprobar que los monjes han optado por la violencia él renuncia a su dignidad. Por internet circulan unas fotos suficientemente aleccionadoras. A mí me las mandó Andrés Fernández Martínez, conocido alpinista español, amigo mío. En la foto se ve cómo los policías chinos se reparten túnicas de los monjes y se las ponen y salen a las calles a armar desórdenes para así hacer creer al mundo que los monjes realizan actos violentos.
Por el mundo se oyen voces pidiendo boicotear los Juegos Olímpicos. Los chinos han atacado y saqueado grandes supermercados franceses en Pekín, porque el gobierno galo ha distinguido al Dalai Lama con grandes honores a su paso por París. He pensado que el mundo no boicotea los Juegos Olímpicos porque se realizan en China y todo mundo quiere estar hoy bien con la potencia oriental. Pienso que si esta circunstancia se diera en nuestro país, nuestros Olímpicos habrían sufrido boicot universal. Así es el mundo, así funciona y funciona muy mal.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: