Tíbet después de la tormenta: la misión casi imposible de llegar a Lhasa

Tíbet después de la tormenta: la misión casi imposible de llegar a Lhasa

Juan Pablo Cardenal / Corresponsal en Asia | 9:30 – 26/07/2008

 

lhasa.JPG

Una de las imágenes de Lhasa, tomadas por Juan Pablo Cardenal.

 

Llegar hasta Lhasa es para cualquier occidental una misión casi imposible. Sin embargo, las cosas se ponen aún peor para un periodista acreditado en China, para el que Tíbet es directamente territorio prohibido. Juan Pablo Cardenal, el corresponsal de EcoDiario.es / elEconomista.es ha conseguido la primera autorización para un periodista extranjero para que viaje por libre a Lhasa.

 

La aproximación del avión al aeropuerto de Lhasa, capital del Tíbet, descubre un fabuloso paisaje natural siguiendo el zigzag del valle por entre las altas cumbres del Himalaya. Desde el aire las vistas son rompedoras: un río desbordado por las últimas lluvias, pequeños pueblos arremolinados en torno a la vida ganadera en medio del infinito, las montañas inconmensurables que rozan las nubes. Antes del aterrizaje se abre un cielo rabiosamente azul, sorpresa y excepción en una China con luz habitualmente decadente y cielo gris sin matices.

Cerrado a cal y canto

Por lo recóndito de su ubicación y por las restricciones políticas, llegar hasta Lhasa es para cualquier occidental misión casi imposible. Peor es, por supuesto, para un periodista acreditado en China, para el que Tíbet es directamente territorio prohibido. Desde que, en 1950, el Ejército Popular de Liberación lo invadiera y sometiera a sangre y fuego, este pequeño territorio budista en el corazón del Himalaya ha estado prácticamente cerrado a cal y canto. Desde luego, las restricciones a los periodistas sirven al propósito de garantizar el hermetismo que pretende Pekín para la más compleja de sus provincias rebeldes.

Estar aquí es un ciertamente inaudito. Cuando China abrió de nuevo el Tíbet a los turistas extranjeros, hará cosa de un mes y después de los violentos disturbios del mes de marzo, este periódico solicitó el correspondiente permiso.

Seguir leyendo aquí.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: