El Tibet en chino

LETRAS LIBRES /  (De click para agrandar)

AGOSTO DE 2008

El Tibet en chino

por Jean Meyer

Si las recientes revueltas en el Tibet sorprendieron al mundo, la brutal respuesta china fue la de siempre: control y represión. ¿Cuál es la historia de esta atribulada región asiática? ¿Qué papel tienen en el conflicto el Partido Comunista y el Dalái Lama? ¿Cómo salir de este laberinto? Jean Meyer ensaya algunas respuestas.

Bajo el impulso de Deng Xiaoping, China empezó a partir de 1978 su conversión a la economía de mercado. El éxito, treinta años después, es impresionante, pero un crecimiento sostenido anual de dos dígitos no implica la reducción de las desigualdades, tampoco el respeto al medio ambiente y los derechos humanos. Por el contrario, China se ha vuelto uno de los países más desiguales del mundo y devastadores de la naturaleza. En octubre de 2007, el XVII Congreso del Partido Comunista Chino decidió promover una “sociedad de armonía”, un “desarrollo científico”, bajo la dirección de Hu Jintao. Hermosas palabras que disimulan mal una voluntad férrea de mantener el control del país por medio del aparato del partido. Precisamente cuando se reunía el Congreso se mandaron más tropas al poniente, para reforzar a los quinientos mil soldados ya presentes en Sinkiang (Xinjiang) y el Tibet.

Desde el otoño de 2007 el gobierno chino ha lanzado una decidida campaña de represión por los cuatro vientos para prevenir potenciales protestas a la hora de los Juegos Olímpicos de Pekín, que empiezan el 8 de agosto de 2008, fecha fatídica y teóricamente de buen agüero: nada de un movimiento estudiantil que pueda terminar trágicamente en la plaza de las Tres Culturas o de Tiananmén (1968, 2 de octubre; 1989, 4 de junio: México y Pekín). Por eso el gobierno acosa a sus disidentes, encarcela periodistas, multiplica las violaciones a los derechos humanos, mantiene una formidable ofensiva contra internet y logra la autocensura de Google, Yahoo y Microsoft sobre temas como Sinkiang, Taiwán y el Tibet. Sin embargo, la revuelta tibetana en marzo de 2008 sorprendió a Pekín y al mundo y puso en aprietos a los gobiernos democráticos, incapaces de enfrentar el descontento de un gigante económico, rival y socio incontornable.

Como desde el 10 de marzo el gobierno chino libra una guerra de información en el mundo entero sobre los acontecimientos tibetanos, hay que relatar brevemente lo que ha pasado:

Seguir leyendo aquí.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: