Controvertida asistencia de líderes mundiales a la inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín

Controvertida asistencia de líderes mundiales a la inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín

Clic para ampliarFoto: Archivo EL TIEMPO

Nicolás Sarkozy, presidente de Francia, estará en la inauguración.

Son unas de las justas más politizadas de la historia. Asistir o no a la inauguración es para los líderes internacionales una cuestión de alta diplomacia y, para los chinos, de honor patrio.

Algunos dirigentes saben que su inasistencia puede significarles a sus países problemas de negocios con la pujante economía china, pero son conscientes de que su presencia puede atraerles críticas por la situación de los derechos humanos en China.

Mientras el presidente de Estados Unidos, George Bush, decidió asistir afrontando cierta oposición en su país, al francés Nicolás Sarkozy le ha caído una avalancha de críticas. En marzo aseguró que no iría a la ceremonia en represalia por la represión china en el Tíbet, pero se retractó el mes pasado y asistirá como presidente de turno de la Unión Europea, lo que le ha valido ser llamado “traidor” por grupos defensores de los derechos humanos.

Otro peso pesado de la política mundial que confirmó su asistencia es el primer ministro ruso, Vladimir Putín.

“Los intereses comerciales y políticos se impusieron y como saben que los chinos tendrán en cuenta su decisión, muy pocos dirigentes evitarán asistir”, dijo Douglas Paal, especialista estadounidense en asuntos chinos.

El mandatario brasileño Lula da Silva llegó a Pekín para promover la candidatura de Río de Janeiro para los Juegos del 2016 y será el único jefe de Estado latinoamericano en la inauguración.

China espera reunir a 104 líderes de Estado de los que al menos ya hay 85 confirmados, según señalaron fuentes diplomáticas en Pekín, aunque la Cancillería china reitera que aún no tiene una lista completa.

¿Y el Dalai Lama?

China no ha dicho si invitará al Dalai Lama, líder espiritual y político tibetano en el exilio, quien, tras retomar su protagonismo por las protestas en el Tíbet, se mostró dispuesto a asistir en un gesto amistoso.

Entre los líderes árabes y orientales, el argelino Abdelaziz Buteflika asistirá como “medida de solidaridad con China”, mientras el presidente israelí, Simón Peres, estará tras ver cumplido su deseo de dormir en un hotel cercano al Estadio Olímpico para no violar el shabat, día de guardar de los fieles judíos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: