Carta de una china para el Dalai Lama

Carta de una china para el Dalai Lama

Venerado Dalai Lama:

Tengo que decirle que mi impresión sobre usted en mi infancia y juventud era la de que usted era un desollador de piel humana, un demonio que tomaba carne de huesos humanos.

Sólo por ese dato, usted probablemente adivine que soy una china Han. En efecto, crecí dentro del sistema de educación comunista. Pero en 1997, tuve la oportunidad de viajar a Tíbet, esa fue la primera vez que (secretamente) vi su fotografía, su amable y compasivo rostro, y esto me hizo dudar de la propaganda comunista.

En el Festival del Boddisattva de la Buena Fortuna este año, fui temprano al Templo Zulakang donde la cubierta del Boddisattva había sido removida ya, y en la luz mientras veía su rostro, el sonido de una voz crecía detrás de mí.

Era el afligido aunque excitado sonido de una voz anciana. Allí ante el hall de Songsten Gampo, ella cantaba mientras rociaba vino en una copa frente a la estatua.

Hombres, mujeres e incluso niños se unieron inmediatamente en el canto, y cuando la policía apareció, sus voces sonaron incluso más brillantes… “Ellos están orándole al Dalai Lama” me dijo un monje en voz baja.

Ese día, me mudé de mi hotel a la anterior casa de un comerciante del Barkhor. Antes de 1959, la señora de la familia usaba ropas que valían 30.000 o 40.000 renminbi, pero ahora todo lo que le quedaban eran dos conjuntos de ropa.

La casa que le había sido dejada por sus ancestros había sido demolida. La nueva casa parecía ser mejor, pero era menos de la mitad del tamaño de la vieja, no había agua corriente y los baños comunes estaban constantemente bloqueados, enviando su insoportable hedor justo hacia la calle Barkhor.

Esta mujer no tenía quejas sobre haber sido saqueada por los comunistas, pero había algo que ella decía constantemente, en voz baja, yo podía ver sólo sus labios moviéndose.

Yo pensé que ella estaba recitando el mantra, “Desea una mejor vida por venir”. Pero un día, cuando hubo sólo dos de nosotros y vio que no había nadie de afuera, ella dijo que estaba recitando una oración de larga vida para usted.

En abril de 1999 fui a Tíbet por segunda vez donde viví en la casa de unos granjeros de la aldea de Rizhika en el municipio de Jiru, en el condado de Zalang en la prefectura de Rikaze.

No había agua corriente ni electricidad allí. Al amanecer de cada día, la familia caminaba hasta el río para acarrear agua y en las noches incluso los niños pequeños se sentaban alrededor de la suave lámpara de aceite, enrollando lana.

Vender fieltro era el único medio de vida que tenían los aldeanos. Nuestra comida era muy simple, con papas para dos comidas al día (aparte de gachas para el desayuno) era un lujo.

Pero allí en la casa, en el lugar donde entraba la mayor luz, había una fotografía suya en un exquisito marco cubierto todo alrededor con una larga kata blanca.

Más tarde, elegí trabajar en Tíbet. Como editora y periodista tuve la oportunidad de reunirme con algunos tibetanos que trabajaban en las oficinas del Partido Comunista Chino, y con mis propios ojos vi cómo, en los más secretos lugares de sus casas, ellos tienen fotografías suyas y lámparas de mantequilla de yak que nunca habíann sido encendidas.

Usted no es el enemigo del pueblo tibetano, usted es el padre del pueblo tibetano; usted es la fuente de la compasión y la felicidad del pueblo tibetano.Usted es Yeshe Norbu, la joya del deseo cumplido del pueblo tibetano; usted es Kundun, quien siempre aparecerá ante todos los tibetanos cuando ellos lo llamen; y usted es Gyalwa Rinpoche, más alto que todos los reyes y el más precioso de todos los tesoros.

 

Y evidentemente, las autoridades comunistas no liberaron al Tíbet, ellas robaron al Tíbet, ellas no sembraron felicidad, ellas crearon sufrimiento.

Escuchando su conferencia en Madison, Wisconsin, me sentí plena de emoción. Un océano de sabiduría budista de la mayor profundidad y por grado cada vez más complejo fue sistemáticamente expuesto por usted, hasta que milagrosamente se convirtió como en lluvia, nutriendo y vitalizando a sus oyentes; usted hizo lo máximo para responder las preguntas de cada uno, abrazando los más pequeños fragmentos de dolor y sufrimiento individual; e incluso cuando alguien le preguntó sobre las relaciones China-Tíbet, con paciencia ilimitada y preocupación, usted enfatizó la excelencia de la nación china, y animó un intercambio amistoso entre los pueblos chino y tibetano.

Y el mal de los comunistas, sus intrigas, su corrupción, su dictadura, cuando se compare con su compasión, su transparencia, su honestidad y democracia, todo se someterá a la prueba del tiempo.

En marzo de este año, el cruel dominio colonial de 50 años de los comunistas en Tíbet, dio origen a protestas pacíficas, no-violentas en más de cien lugares a través de las áreas tibetanas.

La tragedia es que los líderes comunistas no sólo han fallado en reflexionar sobre o ajustar sus políticas en Tíbet como resultado, sino que en forma condescendiente ellos en efecto le ordenaron a usted los “cuatro (aspectos) a no apoyar” como precondiciones al diálogo, haciendo de la cuestión al rojo vivo del Tíbet, un problema para usted personalmente.

Su intención es sofocar e incluso matar la cuestión tibetana, y Tíbet se ha convertido en una enorme prisión. Se dice que en Lhasa, una de cada tres personas es un oficial de policía de particular.

Los militares han ido incluso a las aldeas más remotas y todas las llamadas desde fuera (especialmente las llamadas del extranjero) están siendo monitoreados.

La cultura de Tíbet es profunda y extensiva, antigua y progresiva, y hace mucho yo vi la belleza de sus tradiciones en el pueblo tibetano; devoción, amabilidad, gratitud, benevolencia; y ¿qué le ha dejado la cultura china de 5000 años al pueblo Han? Naturalmente, no todo ha sido exquisito, y las autoridades chinas han usado aquellas escorias para esclavizar al pueblo tibetano con “tradiciones de beneficio sin igual para la humanidad”.

En el siglo veintiuno cuando la gente salta la valla de sus países en una búsqueda común de libertad, democracia y derechos humanos, y por el respeto de la singularidad de su cultura étnica, es precisamente un comportamiento colonial como este el que el mundo rechaza como una inmundicia.

Hay más y más libre pensadores e incisivos intelectuales en China que están comenzando a ver a través de los comunistas, públicamente expresando sus opiniones independientes sobre la cuestión tibetana, demandando un final al dominio totalitario, la implementación de libertad de expresión y libertad de prensa, y el retiro de las acusaciones contra usted de ser “separatista de la madre patria” y demandando “una resolución del problema de Tíbet mediante el respeto, la tolerancia, la consulta y el diálogo”.

En casi treinta años de reforma y apertura, la tendencia ha guiado a China a convertirse en una “gran nación”. En realidad, esto no es más que “ya que China entra en la corriente internacional, está enganchado en la carrera hacia la globalización”.

La pérdida de moralidad ha calado incluso en las más remotas aldeas, y la maldad y la disipación se han convertido en moda. Ser anfitrión de las Olimpiadas bajo circunstancias tales como estas inevitablemente va contra el espíritu olímpico.

La prosperidad superficial no puede concebir el vacío dentro. La necesidad de reformar la mala gestión pública es un hecho que siente cada persona china. Si los líderes comunistas continúan siendo arrogantes e imperiosos sobre la cuestión de Tíbet y coaccionan y pisotean al pueblo tibetano, y engañan a las masas chinas, y si ellos continúan negando su irremplazable valor hacia la paz en el mundo y sus contribuciones espirituales incomparables y adhieren a la lógica inhumana de que “el poder crece desde el cañón de una pistola” sus días tendrán un súbito final en un no muy distante amanecer.

¡No hay duda que usted retornará a su tierra! Cuando usted se reúna con el sufriente pueblo tibetano, por favor extienda la cálida luz de su benevolencia sobre los pesados pecados de la vasta tierra de China.

¡Pueda el barco de su compasión estar entre nosotros por siempre!

De una Han que se compadece del sufrimiento del pueblo tibetano, y quien tiene un respeto sin límite hacia usted.

Zhu Rui.

La traducción al inglés de la carta abierta es reproducida del sitio web de la Campaña Internacional por el Tíbet con sede en Washington, DC. La escritora Zhu Rui, quien vivió y trabajó en Tíbet por varios años, ahora reside en Canadá.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: