Difunden videos anti-Tibet en consulado chino

Difunden videos anti-Tibet en consulado chino

Están producidos por la televisora oficial del régimen chino y muestran una versión engañosa e irreal

Por Ileana Alescio – La Gran Época
Hace casi 60 años que el pueblo tibetano clama ser liberado de la tiranía y opresión del Partido Comunista Chino. (PRAKASH MATHEMA/AFP/Getty Images)

BUENOS AIRES – Para los que no estaban al tanto, Argentina no está exenta del intenso lobby político que el perverso régimen comunista chino ejerce en todo el mundo. Prueba de ello es cualquiera de las personas –argentino o chino- que ha visitado el consulado de la República Popular China en las últimas semanas, pues muchos visitantes se están llevando, desde hace varios días, dos DVD con propaganda: “Lo Pasado del Tibet” (mala traducción de lo que sería: “El pasado del Tibet”), con la versión de la dictadura comunista sobre su genocidio en esa región, y otro con ataques al Dalai Lama. Así informó a La Gran Época un concurrente, quien entregó a este periódico el material recibido la semana pasada.

Ambos DVD están producidos por CCTV, televisora controlada por la dictadura comunista china, y provistos en idioma chino, inglés, español y francés; es de suponer que la campaña no se limita a Argentina. La Gran Época pudo constatar luego que, al menos la semana pasada, muchos argentinos y chinos salían de la entidad diplomática con los DVD en la mano, sin saber específicamente de qué trataban. 

Si bien organismos internacionales de derechos humanos describen torturas, destrucción de cientos de más de 6.000 monasterios, genocidio cultural y calculan 1,2 millones de tibetanos inocentes muertos en los últimos cincuenta años por la opresión del Partido Comunista Chino, en los DVD, irónicamente, se describe la ocupación militar en Tibet como un proceso de “reforma democrática” que, además de una supuesta democracia, trajo “libertad y felicidad” al pueblo tibetano.  La invasión sangrienta se describe como una “liberación pacífica” de una sociedad feudal tirana, engaño que hace de introducción para el resto del repertorio. Vale aclarar que si bien la antigua sociedad tibetana tiene su lado difuso  –como admitió en cierta medida el Dalai Lama–, el antiguo gobierno teocrático dista mucho de la descripción tiránica que hace el régimen chino y distaba sideralmente del posterior régimen comunista chino, en la que la opresión, el lavado de cerebro, la tortura y el asesinato sistemático son moneda corriente. 

El film habla incluso de cómo los tibetanos “disfrutan la libertad religiosa”; algo que si llegara a escuchar alguno de las decenas de miles de tibetanos que tuvieron que atravesar los peligrosos Himalayas hacia la India para aprender su cultura y poder ejercer su creencia sin ser reprimidos, probablemente quedaría atónito –sin mencionar a los que murieron en el camino.

Aunque un espectador informado se da cuenta inmediatamente de que esa versión dista mucho de la realidad, la falta de conocimiento general sobre la historia y situación actual del Tibet puede dar pie a que algún desprevenido crea lo que muestran los “documentales”.

En cuanto al DVD sobre el Dalai Lama (solo en inglés y chino), lo muestran como una persona muy influenciable que –siguiendo las órdenes de EEUU, Inglaterra y/o India (parece que el narrador del film no se decidió entre los tres y entonces no queda muy claro) huyó con riquezas a la India ante la “liberación pacífica”. 

En ambos DVD se hace hincapié en el “Acuerdo de 17 puntos con medidas para la liberación pacífica del Tibet” firmado por una delegación tibetana en Beijing en 1951, como muestra de que el Tibet estuvo en principio de acuerdo con su “liberación”. Pero en realidad, los tibetanos denuncian que fueron forzados a firmar este “acuerdo” bajo la amenaza de mayores acciones militares en Tibet, y que incluso los sellos con los que tuvieron que firmarlo fueron hechos en Beijing.

En definitiva, ambos films intentan justificar la supresión en el Tibet por parte del PCCh, sin mencionar puntos importantes y críticos: si el  pueblo tibetano está tan feliz por la “liberación”, ¿por qué hay más de cien mil tibetanos refugiados en todo el mundo? ¿Por qué ya en 1959 hubo un levantamiento contra el régimen comunista en la que miles de hombres, mujeres y niños tibetanos fueron masacrados y muchos más encarcelados y abusados? Si el PCCh permite la libertad religiosa en Tibet, ¿por qué de los 6000 monasterios originales ahora solo quedan 6, y está estrictamente prohibido realizar cualquier ritual, danza o canción religiosa, y hasta llevar las vestimentas tradicionales?

El régimen chino también dice que ahora los tibetanos tienen acceso a una educación. ¿Entonces por qué cada año miles de niños emprenden un éxodo hacia la India para aprender en las escuelas del gobierno tibetano en el exilio?

Tampoco menciona al Panchen Lama (según la tradición tibetana es la reencarnación de un Buda y tiene la misión de reconocer a la reencarnación del próximo Dalai Lama), un niño que fue secuestrado en 1995 a la edad de 6 años por el régimen chino y reemplazado por un hijo de un miembro del PCCh. Tampoco menciona el decreto del régimen chino por el que se prohíbe al Dalai Lama volver a reencarnarse.

Párrafo aparte merecen las imágenes de “archivo”, que según el documental están en blanco y negro porque fueron tomadas antes de 1960. Entre otras escenas, se ven “tibetanos” bailando y brindando en las calles luego de que el Dalai Lama partiera a la India y el régimen chino los “liberara”. Llama la atención que dichas imágenes –a pesar de tener aparentemente más de 50 años– no muestran ningún signo de deterioro, no se las ve ni rayadas ni gastadas. También es de destacar el manejo de la cámara, con primeros planos y zooms de una estética similar a los documentales actuales, algo impensado en una región tan subdesarrollada como eran China y Tibet en la década de 1950.

Estos DVD no son la única propaganda que ha distribuido la embajada de la R.P. China en Argentina.  Amplios paquetes de mentiras sobre Falun Dafa –otro grupo de creyentes inocentes perseguidos por la dictadura comunista china– han sido entregados a funcionarios del gobierno, medios de comunicación y otros visitantes argentinos y chinos desde que comenzó el genocidio contra este grupo de meditación tradicional china en 1999. Ese material incluye también un video con imágenes falsas destinadas a demonizar al grupo, que muestran a falsos practicantes de Falun Gong inmolándose en la Plaza Tiananmen –algo contradictorio con los principios morales de esta disciplina–; muchas organizaciones señalaron que el video fue montado, como la ONG Desarrollo Internacional para la Educación, afiliada a Naciones Unidas, que declaró en la sesión 2001 de la Sub-Comisión de Promoción y Protección de los Derechos Humano de la ONU, “…  tenemos un video del incidente que… prueba que este evento fue fabricado por el gobierno [chino]”. 

En conclusión, luego de que las Olimpiadas revelaran la capacidad del régimen chino para trucar imágenes de fuegos artificiales en medio de una transmisión en vivo, luego de que estos Juegos hayan estado inundados por protestas contra el régimen anfitrión tanto dentro como fuera de China, el relanzamiento de estos DVD en las embajadas chinas parece un vano intento por seguir engañando a la comunidad internacional. 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: