Advierten los peligros de comerciar con China

Advierten los peligros de comerciar con China

Exponentes del mundo de la economía y los derechos humanos, sugieren a las compañías occidentales que conozcan el verdadero contexto del país asiático antes de embarcarse en negocios comerciales

Por Charlotte Cuthbertson – La Gran Época
25.10.2008 05:51
El presidente de Fonterra Andrew Ferrier (I) y Henry van der Heyden (D) el 24 de septiembre de 2008 en Auckland, Nueva Zelanda, en una rueda de prensa tras el escándalo de la contaminada con melamina.(Phil Walter/Getty Images)

El escándalo de la leche en polvo contaminada con melamina abrió un sinnúmero de debates que involucran al Partido Comunista Chino (PCCh). Exponentes del mundo de la economía y los derechos humanos advierten a las compañías acerca del verdadero contexto de China antes de embarcarse en negocios comerciales con el país asiático.

Jia Jia, el primer Secretario General de la Asociación de Expertos en Ciencia y Tecnología de la provincia Shanxi, exiliado ahora en Nueva Zelanda, sugirió que los occidentales son demasiado ingenuos en cuanto a hacer negocios con China porque no comprenden el alcance del régimen comunista.

“Nueva Zelanda es un país democrático, y China es un país comunista totalitario. Todas las empresas en China están bajo el liderazgo del Partido, en realidad están siendo operadas por el Partido… en China, todo está bajo el control del Partido”, explicó Jia Jia a La Gran Época. “Todos ven el inmenso mercado de 1.3 mil millones de personas sin tener conocimiento acerca del peligro de comerciar con China”.

Michael Barnett, el principal ejecutivo de la Cámara de Comercio de Auckland dijo haber aprendido del incidente de la leche envenenada que los chinos han mostrado indiferencia hacia los ideales que la mayoría de las empresas de Nueva Zelanda consideran importantes.

“Y esa es una señal de que los demás deben tener cuidado… debes tener la capacidad de evaluar el riesgo de entablar una relación con cualquiera… que no tenga los mismos valores que tú”.

“La realidad es que si las personas van a ser deshonestas acerca del contenido del producto, van a ser deshonestas en cuanto a la cadena de evidencia que les relacione”.

Barnett advirtió que las compañías que hacen negocios con China necesitan escoger a sus aliados muy bien y tener el control absoluto sobre la marca – algo que Jia Jia estima imposible bajo el mando del régimen.

De acuerdo con Jia Jia, Fonterra debe haber tenido conocimiento sobre la leche envenenada y los bienes falsos. “Todos estos son problemas políticos y son causados por el sistema dictador chino. Pienso que esto es una advertencia para que todos los grupos financieros que han invertido en China… comiencen a tener un claro entendimiento del Partido Comunista Chino”.

“Si las compañías de Nueva Zelanda –agregó Jia Jia- no pueden sostener el valor de la honestidad a sus clientes, pero rendirse a una cultura comercial virulenta creada por el Partido Comunista, entonces tendrán los problemas de Fonterra”.

 

Trabajador revela corrupción

 

Un sitio web chino publicó las declaraciones de un antiguo trabajador de una lechería china que dijo no estar sorprendido por el incidente de Sanlu/Fonterra. “Melamina es solamente un rincón de la montaña”, sentenció el sitio newstin.cn.

El empleado, que estaba a cargo de la recolección de leche de diferentes plantas privadas, dijo que su compañía nunca se rehusaba a aceptar cualquier tipo de leche, “porque sabemos cómo incrementar al máximo el valor y la ganancia de las cosas que tenemos”, explicó.

Según indicó, los únicos exámenes que se llevan a cabo son el nivel de pH, porcentaje proteínico, y contenido en seco, y que el volumen puede ser incrementado al agregarle agua y melanina a la leche.

Si el producto expira, solamente imprimen la fecha con un mes de anterioridad a la fecha de producción “y aunque alguien sepa la verdad no la comenta a los demás, aunque sea conciente de que podrán dañar a alguien”.

 

El silencio de Fonterra es criticado

 

La portavoz del Partido Ecologista de la Salud Sue Kedgely dijo que Fonterra estaba fuera de lugar en el escándalo que ha visto a cuatro niños morir y a más de 53.000 seriamente enfermos.

“Pero pienso que lo que están diciendo es algo mucho peor en realidad -sentenció Kedgely- parecen estar diciendo que tienen diferentes estándares cuando operan en un régimen represivo (que uno democrático), porque saben que en cualquier lugar del mundo habrían llamado instantáneamente la atención del país y se habría hecho de conocimiento público”.

Para Kedgely el silencio de Fonterra durante los 40 días es “incomprensible”, y cree que “tienen la responsabilidad social, ética y moral de dirigirse al público y realizar un llamado internacional al respecto”.

El presidente de Fonterra, Henry van der Heyden dijo en una conferencia de prensa el 24 de septiembre que estaría “absolutamente repugnado y horrorizado” si la información acerca de la leche contaminada hubiera sido ocultada al público. Él se refería a preguntas de las cuales Sanlu posiblemente sabría la respuesta si se hubiera enterado que había un problema a comienzos de diciembre el año pasado.

“Uno de los riesgos, el mayor riesgo que identificamos, era la calidad de la leche; y por eso Sanlu para nosotros… una inversión en Sanlu para nosotros, fue el primer paso en este proceso”.

El Director general Andrew Ferrier dijo que “si nosotros hubiéramos tenido la capacidad de poder recogerlo y detenerlo por supuesto lo hubiésemos hecho… estamos profundamente entristecidos de que esto haya sucedido y deseamos que haya algo que podamos hacer”.  

De acuerdo a Ferriere, el mismo Sanlu tenía que verificar que esto no ocurra en Nueva Zelanda y en los demás países alrededor del mundo.

 

La punta del iceberg

 

El asunto de la melamina es justo la punta del iceberg. Según Kedgley, el acuerdo de libre intercambio que Nueva Zelanda estableció con China podría ser un precursor a más productos contaminados que ingresan a la cadena alimenticia de Nueva Zelanda.

“Efectivamente, lo que hacen es darle un tratamiento preferente a China. En el acuerdo de libre cambio había una provisión hacia el rápido acceso de productos de China a Nueva Zelanda dentro de 48 horas… [Lo que] potencialmente significa que más productos contaminados pueden escurrirse por las fronteras”.

El profesor Robert Gregory, del departamento de ciencias Políticas de la Universidad de Victoria, se refirió a un libro escrito por dos académicos norteamericanos J. Collins y J. Porras, llamado “Hecho para durar: Los hábitos exitosos de compañías visionarias” que resalta las diferencias entre “grandes” y “buenas” corporaciones.

“Uno de las cosas que ellos encontraron -explicó el profesor Gregory- fue que las principales compañías están invariablemente dispuestas a poner su dinero donde están sus bocas. Por ejemplo, si las ganancias probablemente se ven comprometidas por verse obligados a tener que retirar un producto defectuoso, etc., entonces el asunto de la seguridad y la integridad pública estarán por encima del mantenimiento-ganancia”.

 

‘Nuevos capitalistas’

 

Manyan Ng, un veterano que lleva 25 años haciendo negocios en China y Director Ejecutivo de la Base Alemana de la Sociedad Internacional para Derechos Humanos, está preocupado por la ferviente admiración del mundo hacia el crecimiento económico de China, sin mirar la historia detrás de ello.

“Todos piensan que crece muy rápido pero no se dan cuenta de que comenzaron desde un estándar muy bajo. Las gente no sabe lo que le sucedió a la economía china durante los primeros 30 años del Partido Comunista”.

“Si usted mira desde 1949 a 1978, la economía china bajó básicamente del 12 por ciento al 3 por ciento respecto a la economía del mundo”.

Manyan Ng recordó cómo durante este período, el Partido Comunista Chino persiguió a los industriales, los empresarios, y la burguesía rica tras la Revolución Cultural, provocando un rápido descenso de la economía.

“En aquel momento catalogaron los negocios ‘como algo malo’. Después de 30 años, el Partido Comunista llegó a ser el nuevo capitalista, y el dinero terminaba en sus bolsillos”.

Para Ng, es importante que los empresarios comprendan que el único principio gobernante del régimen es que el fin justifica los medios.

“Los empresarios de los países democráticos tienen que estar enterados que todo negocio grande es controlado por el Partido, y ellos siguen este principio. Si ellos necesitan sonreír para usted es en si, porque es bueno para ellos que así sea; si es bueno para ellos matarlo, lo hacen. Muchas personas son demasiado ingenuas”.

Ng tomó como ejemplo una empresa china – japonesa. Cuando años atrás el fabricante japonés de coches Toyota demandó a la compañía china por incumplimiento de contrato debido a que la parte china había dado toda la información técnica a su sociedad matriz y esa sociedad matriz hizo una copia exacta del coche; lo que se pretendía era hacer el coche con la empresa. La compañía japonesa demandó, pero fue durante el tiempo cuando el régimen comunista había creado mucho nacionalismo anti-Japón en China, así que el juicio no fue favorable.

Después de alrededor de ocho meses de procesamiento, el Partido Comunista Chino salió diciendo que Toyota había difamando a la compañía china y por eso Toyota tenía que pagar una multa.

Manyan Ng explicó que el sistema de justicia en China no es independiente y para casos grandes el juez toma una decisión basada en lo que el Partido dice. Para pequeños casos es asunto de quién soborna más que quién.

“No hay nada más importante que hacer negocios con confianza; usted no puede resolver todos los problemas con un contrato, así que usted necesita esta clase de seguridad”, concluyó Ng.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: