DHARAMSALA

DHARAMSALA

 

Aloma Sellanes Zibechi http://tibetpatrialibre.vox.com/
Dec 19, 2008

 

Hace pocos días tuve la posibilidad de visitar Dharamsala y añado rápido el sustantivo necesario: el privilegio. Estar allí es estar en el Tíbet, pero en la India. Los tibetanos exilados lo han hecho su hogar hace ya varias décadas, desde que el Dalai Lama se vio obligado a huir de su tierra natal y Dharamsala le fue “cedido” generosamente por el gobierno indio para que estableciera el suyo en el exilio.

 

Mucho podría decirse de ese lugar diferente, sobre todo para quienes vamos de tierras que se elevan muy poquito sobre el nivel del mar; si se mira hacia arriba desde cualquier punto de Dharamsala, siempre hay un pico de los Himalayas que parece vigilar lo que allí ocurre. Tal vez incluso, esos picos magníficos e inasequibles, sepan cómo contarle a los tibetanos que han tenido que escapar, lo que ocurre en su tierra amada, inadmisiblemente oprimida.

 

Durante toda mi estadía tuve el placer de contar con la invalorable compañía de una mujer formidable, quien a pesar de un estado gripal que a cualquiera hubiese tumbado en el lecho, se las ingenió para transferirme sus experiencias atesoradas en muchos viajes y en largas estadías en ese lugar único. Con mi amiga Ana María Clasing, recorrimos pues, lugares como el emblemático monasterio de Namgyal, cercano a la residencia del Dalai Lama y lugar donde éste dicta sus enseñanzas. Para acceder a él, hay que pasar por un control de seguridad personal y de objetos que era desconocido hasta hace poco tiempo atrás. Nos trasladamos en uno de los famosos rickshaws hasta la Aldea de Niños Tibetanos, conteniendo el aliento porque los conductores son demasiado audaces si se tiene en cuenta lo estrecho de las calles, los precipicios que se atraviesan y las por lo menos limitadas condiciones de sus vehículos. Descendimos desde McLeod Ganj (Alta Dharamsala) caminando por escarpados caminos hasta la Baja Dharamsala, donde se encuentra la Administración Central Tibetana, con sus diferentes departamentos y oficinas; el Men Tsee Khang, instituto de Medicina Tibetana reconocido en buena parte del mundo; el monasterio de Nechung, el del famoso oráculo tan consultado por los tibetanos y el Dalai Lama en especial.

 

Pero tal vez la palabra especial, la que se escribe con tinta diferente debe estar referida a la Aldea de Niños Tibetanos, donde estudian y crecen miles de niños, muchos de los cuales llegan hasta allí huyendo del Tíbet, para encontrar en la Aldea, las condiciones para poder mantener viva su cultura, tan ferozmente atacada por las autoridades chinas. Viéndolos correr en el recreo o leer en la biblioteca con cuidada disciplina, uno experimenta la aterciopelada sensación de que no todo está perdido. Como me dijo mi amiga cuando llegamos “este es el futuro del Tíbet”. Y es así, esos niños que en algunos casos han sufrido la dolorosa pérdida de sus padres o que han cruzado pasos helados a miles de metros sobre el nivel del mar, para llegar hasta Dharamsala, están construyendo sin saberlo, un camino que algún día los llevará de retorno a su patria, para ese entonces, libre. China lo sabe, los dictadores chinos lo saben, por eso hace pocos meses, ordenaron a los funcionarios tibetanos que llevaran de vuelta al Tíbet a los hijos que se estaban educando en Dharamsala y a la orden agregaron amenazas de represalias si no lo hacían.

 

Pero para gran disgusto de los opresores, la Aldea ha sido, es y seguirá siendo la principal y más firme esperanza de que en un futuro no muy lejano, el Tíbet vuelva a pertenecer a los tibetanos y la opresión china se convierta en un triste episodio del pasado de su rica y ancestral Historia.-   

— 
Exa Méndez
Coordinadora Regional para América Latina
Red Internacional de Apoyo al Tibet (ITSN)
Latin America Coordinator
International Tibet Support Network (ITSN)
Ciudad de México
T: 55 14 77 63  
W: www.tibetnetwork.org

Para leer información sobre Tibet y sus campañas en español: www.tibetmexico.org

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: