Charter 08, el mayor desafío al partido comunista chino desde Tiananmen

Charter 08, el mayor desafío al partido comunista chino desde Tiananmen

Juan Pablo Cardenal / Pekín | 11:50 – 15/01/2009

hu_jintao.JPG

Charter 08, ¿el principio del fin de la hegemonía del Partido Comunista (PCCh) en China? Quizás sea mucho decir, pero lo que sabemos seguro es que en el seno del régimen ha escocido lo suyo. Muchos creen que la carga de profundidad de ese manifiesto suscrito por 300 intelectuales chinos es tal, que supone el mayor desafío a la legitimidad del PCCh desde 1989, cuando se desataron las protestas estudiantiles en Tiananmen.

El nerviosismo desatado en Pekín después de su publicación es prueba de ello. EcoDiario.es le explica a continuación los pormenores de Charter 08:

¿Qué es Charter 08?

El pasado mes de diciembre 303 intelectuales, artistas, activistas y disidentes chinos firmaron un demoledor manifiesto en el que reclaman abiertamente reformas democráticas, exigen el fin del sistema de partido único y critican sin piedad al PCCh. La publicación del manifiesto se hizo coincidir con el 60 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Un ataque tan directo contra la dictadura en un documento que además lleva la firma de semejante número de intelectuales es del todo insólito en China. Declarar la guerra al régimen conlleva, desde siempre, no sólo represalias, sino casi siempre la cárcel. La última vez que hubo un desafío colectivo contra la dictadura, acabó con los tanques del Ejército de Liberación Popular disparando munición de combate contra la población en los alrededores de Tiananmen.

¿Qué dice el manifiesto?

El contenido del manifiesto no tiene desperdicio tanto por sus críticas como por sus propuestas. Sin contemplaciones ni atajos, advierte que el Gobierno chino ha encarado de forma “desastrosa” la modernización del país. “Priva de derechos a las personas, corroe la naturaleza humana y destruye la dignidad humana”, reza arrolladoramente Charter 08.

También dispara directamente contra la ausencia del imperio de la ley en el país asiático. “La realidad política, que es evidente para quien quiera verla, es que China tiene muchas leyes pero no existe el imperio de la ley; tiene una Constitución pero no un Gobierno constitucional. La élite que gobierna sigue aferrada a su poder autoritario y repele cualquier movimiento que implique un cambio político“, asegura.

La falta de respuesta por parte de las autoridades, advierte, genera el peligro de un “conflicto violento de proporciones desastrosas”, según el manifiesto. Éste hace también un llamamiento para la instauración de un sistema político que garantice los derechos humanos, la libertad, la igualdad y la democracia, entre otros principios.

Asimismo, presenta hasta 19 propuestas para la reforma política: desde cambiar la Constitución y adoptar el sufragio universal, hasta institucionalizar la separación de poderes o garantizar la independencia de los jueces, entre otras.

En la actualidad, resulta evidente que el sistema político-jurídico vigente en China sirve principalmente a los propósitos del PCCh, que es quien monopoliza el poder en exclusiva y en casi todas las esferas de la vida pública. Charter 08 concluye con una frase lapidaria a modo de aviso a navegantes: “la decadencia del sistema actual ha alcanzado un grado tal que el cambio ya no es opcional”.

Charter 77: antecedente simbólico

El nombre y el formato utilizado por los intelectuales y disidentes chinos coincide el famoso Charter 77 que la disidencia checa promovió en 1977 para criticar la falta de derechos en la antigua Checoslovaquia y exigir el fin de la dictadura. Entre los firmantes se encontraba Vaclav Havel, posteriormente primer ministro checo.

Aunque en su momento la dictadura checa reprimió con dureza a los firmantes, muchos creen que Charter 77 fue importante en el sentido de que contribuyó al desprestigio y debilitamiento del régimen comunista. Fue, quizás, el germen que doce años después hizo estallar la “Revolución de Terciopelo” que derrocó al poder comunista.

¿Quiénes son los firmantes?

Entre los 300 firmantes se encuentra la flor y nata de la disidencia china. Entre ellos, destacan los siguientes: Bao Tong. Antiguo miembro del Comité Central del PCCh y estrecho colaborador del reformista Zhao Ziyang -secretario general del PCCh y premier del Consejo de Estado a finales de los 80- cuando estallan las protestas estudiantiles en Tiananmen.

Antes de la posterior masacre, Zhao Ziyang, que había defendido una postura conciliadora con los estudiantes y una mayor apertura del régimen, fue obligado a dimitir y permaneció en arresto domiciliario hasta su muerte.

Por su parte, Bao Tong fue detenido y sentenciado a siete años de prisión por “revelar secretos oficiales” y “propaganda contra-revolucionaria”, pena que cumplió íntegramente en régimen de aislamiento. Fue el cargo político de mayor enjundia que pagó los platos rotos de Tiananmen. Desde entonces no ha dejado de criticar pública y abiertamente al PCCh, razón por la que ha sido atacado físicamente y está bajo vigilancia continua.

Liu Xiaobo. Este intelectual de 53 años es uno de los disidentes más críticos e incisivos contra la dictadura china. Participó activamente en las protestas de Tiananmen y, desde entonces, ha sido repetidamente detenido, interrogado, juzgado y sentenciado, pasando varias veces por la cárcel.

Permanece detenido por la policía desde el mes de diciembre cuando se publicó el manifiesto. Se supone que Liu es uno de los promotores del mismo.

Por su parte, el activista, intelectual y ex-alto cargo del PCCh Zhang Zuhua, el periodista Li Datong y el abogado Li Boguang son otros firmantes conocidos. Todos ellos han sido interrogados en varias ocasiones y durante largas horas por la policía a propósito de su participación en el citado manifiesto.

Reacciones en China

Sorprendentemente, el manifiesto ha tenido un importante seguimiento en el Internet chino. Unos 7.500 chinos de todas clases y orígenes han puesto su nombre y apellido detrás del mismo, lo que no deja de ser un acto de valentía en ese país. Distintas ONG, organizaciones pro-derechos humanos, grupos políticos de ciertos países como Taiwan han aplaudido la iniciativa. Incluso el Dalai Lama ha mostrado su admiración por los promotores.

“Este texto está teniendo un gran impacto. Hay mucho debate y gente firmándolo en Internet. Supone un hito por la atención que ha conseguido”, declaró Nicholas Bequelin, activista de Human Rights Watch. El intelectual Zhang Zuhua apunta que unos 300.000 webs tienen enlaces con Charter 08 y que el manifiesto está siendo debatido y comentado en multitud de blogs y chats.

Reacción de la dictadura

El régimen comunista está tratando de evitar por todos los medios la propagación del manifiesto. Al tiempo, la policía ha interrogado ya a más de un centenar de los 300 que firmaron el documento original.

Uno de los promotores, Liu Xiaobo, está detenido desde el mes de diciembre, lo que llevó a la Unión Europea a expresar su “profunda preocupación” por las sucesivas detenciones que han sufrido los firmantes. Zhang Zuhua fue interrogado durante 12 horas y advertido de que se enfrenta a serias consecuencias para él, su familia y amigos si sigue dando publicidad al manifiesto, según declaró él mismo.

Con la intimidación Pekín busca el retracto público de los firmantes. Asimismo, el régimen ha bloqueado webs que dan publicidad a la carta y ha prohibido a los medios de comunicación que hagan cualquier tipo de referencia al mismo. También tienen prohibido publicar artículos o referencias de los firmantes de Charter 08. El objetivo es silenciarlo a toda costa.

Contexto de riesgo para el PCCh

Charter 08 llega en un momento políticamente sensible en China. Y es que, en medio del deterioro económico que sufre el gigante asiático, el pacto tácito sobre el que se construyó la época post-maoísta se puede venir abajo. Esto es, el atender los deseos de prosperidad de la población a cambio de no discutir el monopolio de poder del PCCh. Por tanto, ¿qué ocurre si el PCCh no puede cumplir ahora su parte del trato?

Además, la onda expansiva de la carta coincide con un año 2009 en el que se conmemoran fechas que obsesionan a los líderes comunistas. Los 20 años de la masacre de Tiananmen; 50 años del levantamiento en Tíbet que significó el exilio del Dalai Lama; medio siglo del Gran Salto Adelante maoísta que mató de hambre a millones de personas; una década desde la ilegalización del Falun Gong; y 60 años de la fundación de la República Popular.

Si los años acabados en nueve suelen ser movidos, Charter 08 no servirá desde luego para apaciguar los ánimos. Más bien al contrario.

¿En qué quedará Charter 08?

Nadie lo sabe, pero no es desdeñable su importancia. Quizás dependa de la pericia del PCCh para navegar en la tormenta de la crisis económica.

En cualquier caso, los firmantes del manifiesto se enfrentan a acusaciones potenciales de “conspirar para derrocar al régimen”. La mayoría está preparada para todo y para lo peor. “Estoy mentalmente preparado para la cárcel”, manifestó Zhang Zuhua a un medio extranjero. “No quiero ir a la cárcel pero no tengo otra opción. Tenemos que levantarnos y luchar por la democracia”.

El abogado Li Boguang apuntó a la BBC que “los cambios requieren que los ciudadanos, particularmente los intelectuales, alcen la voz”. Xu Youyu, académico de la Academia china de Ciencias Sociales, el más importante think-tank chino, advirtió que está “dispuesto a pagar cualquier precio por ello”, incluido la cárcel.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: