La represión china en el Tibet, 50 años después

 

La represión china en el Tibet, 50 años después

flagfist

¡ TIBET LIBRE YA !

 

Actualizado Lunes, 09-03-09 a las 14:11
La represión de los derechos políticos, civiles y religiosos de los tibetanos en respuesta a las protestas del año pasado ha alcanzado niveles no vistos desde los años 70, según la Campaña Internacional por el Tíbet. “Desde que comenzaron las protestas el 10 de marzo del año pasado, la represión estatal de las libertades de expresión, religión y asociación de los tibetanos se ha intensificado a niveles nunca vistos en Tíbet desde la paranoia y excesos maoistas de la Revolución Cultural (1966-1976)”, ha indicado la organización con sede en Londres.
El informe titulado “Una gran montaña quemada por el fuego: la represión china en Tíbet”, detalla el arresto y encarcelamiento de tibetanos que participaron en las protestas de la primavera pasada en apoyo a la independencia y el Dalai Lama. Esto ha creado una “tensión que va creciendo en Tíbet, lo opuesto a la ‘genuina estabilidad’ que el presidente Hu Jintao dice estar buscando”, afirma el reporte.
Presencia policial reforzada
Las autoridades chinas han multiplicado la presencia de las fuerzas de seguridad en las fronteras montañosas de Tíbet por temor a que se puedan producir protestas mañana, cuando se cumple el 50 aniversario de la salida al exilio del Dalai Lama.
La presencia policial ha sido reforzada para “garantizar completamente la estabilidad de Tíbet”, según señalaron fuentes del Ministerio de Seguridad Pública (del que depende la policía) citadas por Xinhua.
“Hemos desplegado tropas para reforzar los controles a lo largo de la frontera tibetana, en los puntos de entrada y salida así como en lugares clave y en las carreteras”, explicó Fu Hongyu, comisario político del departamento de control fronterizo del Ministerio.
Fuentes oficiales habían negado hasta ahora que el Gobierno hubiese tomado ninguna medida extraordinaria con motivo del aniversario. Pero ahora China ha querido evitar cualquier tipo de intercambio a través de sus fronteras en la zona del Himalaya, por las que durante años, y a pesar de los peligros que implica, millares de tibetanos han cruzado, bien para huir de la región y llegar hasta Dharamsala, en el norte de la India, para estudiar y conocer al Dalai Lama; bien para regresar o visitar a los familiares dejados atrás.
Tanto la actual región autónoma tibetana como las provincias de Qinghai, Sichuan y Gansu, que cuentan con importantes áreas de población tibetana, han experimentado un aumento de la vigilancia en los últimos meses, a la espera del cumplimiento del aniversario.
Prohibida la visita de turistas y periodistasLa celebración del año nuevo tibetano a finales de febrero, y su cercanía con el 10 de marzo, también fue a ojos de Pekín un motivo de alarma. Para incrementar los controles se han prohibido, por ejemplo, las visitas de turistas y periodistas extranjeros al Tíbet y el resto de áreas tibetanas hasta abril.
La mayoría de los tibetanos, sin embargo, optaron durante las fiestas de Año Nuevo por la protesta pasiva y, siguiendo el llamamiento del Dalai Lama, guardaron luto en recuerdo a la represión aplicada el año pasado por el Gobierno chino tras las revueltas de Lhasa (ocurridas precisamente en marzo, coincidiendo con el aniversario de la salida al exilio del líder tibetano).
Según grupos pro tibetanos, las campañas de represalia puestas en marcha por Pekín tras los disturbios de Lhasa del 14 de marzo de 2008 (durante los que los habitantes tibetanos de Lhasa atacaron comercios, viviendas y edificios públicos chinos, causando la muerte de 19 personas), se saldaron con la vida de unos 200 tibetanos.
No se esperan grandes protestas
No es de esperar, dado el estado policial en el que vive la zona desde hace meses, que se produzcan grandes protestas. Pero, pese a todo, también se han dado situaciones no tan pacíficas que muestran que los ánimos están caldeados, al menos según informa la agencia oficial china. Esta misma madrugada, y de acuerdo con Xinhua, dos patrullas forestales resultaron dañadas tras el estallido de unos explosivos de fabricación casera.
El propio Dalai Lama ha advertido de los riesgos de que se produzca una “explosión de violencia” en Tíbet en cualquier momento. China se ha negado de manera sistemática a negociar con el líder espiritual tibetano, un “lobo con piel de oveja”, como ha sido a menudo calificado por el aparato chino, que declara públicamente que sólo quiere una mayor autonomía para Tíbet, y el respeto de su cultura, cuando en realidad persigue la independencia tibetana, según el Partido Comunista Chino.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: