Disidente chino Wei Jingsheng detalla al juez la cadena de mando del Gobierno

Disidente chino Wei Jingsheng detalla al juez la cadena de mando del Gobierno

El disidente político chino Wei Jingsheng ha comparecido hoy como testigo ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz para explicar cómo funciona la ‘cadena de mando’ del Gobierno chino y ha asegurado que el único responsable de las decisiones en relación con el Tíbet es su presidente.


Con este testimonio, Pedraz, que desde agosto investiga a siete responsables del Gobierno chino por los disturbios registrados en el Tíbet en marzo de 2008, ha concluido esta última tanda de declaraciones, entre los que han comparecido el periodista Jonathan Mirsky, la abogada Kate Saunders y el tibetano Takna Jigme Zangpo.

Jingsheng, poseedor del premio Sajarov a los derechos humanos y considerado por muchos como el padre del primer movimiento democrático de China, ha detallado al magistrado el funcionamiento interno del Gobierno chino, han informado fuentes jurídicas.

Este disidente de 59 años, que ha sido candidato en siete ocasiones al Premio Nobel de la Paz, calificó de dictador en 1979 al entonces dirigente chino Deng Xiaoping, por lo que fue condenado a quince años de prisión.

Fue liberado en 1993 y condenado nuevamente en 1995 por ‘conspiración anticomunista’ y tras ser puesto en libertad en 1997 por la presión internacional, se exilió en Estados Unidos, donde reside desde entonces.

Pedraz cree que los siete dirigentes chinos, dos de ellos ministros, pudieron incurrir en crímenes de lesa humanidad, ‘dada la supuesta causación intencionada de muerte o lesiones graves, la desaparición forzada, la detención (…) con infracción de las normas internacionales (…) y las torturas’.

Otro juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, tiene abierta desde 2006 una causa en la que investiga el supuesto genocidio perpetrado por el Gobierno chino en el Tíbet durante las décadas de los 80 y los 90.

La Audiencia Nacional se declaró competente el 10 de enero de 2006 para investigar el genocidio denunciado ante la imposibilidad de que pudiera ser investigado por tribunales chinos o por el Tribunal Penal Internacional.

Anuncios

Un tibetano: “Los chinos nos trataban como animales”

DECLARA EN LA AUDIENCIA NACIONAL

Un tibetano: “Los chinos nos trataban como animales”

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS)

Un ex preso que estuvo durante 37 años en las cárceles de China por defender la independencia del Tíbet relató hoy su testimonio en la Audiencia Nacional.

El ex preso relató ante los jueces de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz e Ismael Moreno que los disidentes eran tratados “sin ninguna atención a los derechos humanos y como si fueran animales”.

Takna Jigme Zangpo, el prisionero que más tiempo ha estado en las cárceles chinas por defender la independencia del Tíbet, relató las “torturas” que ha sufrido a lo largo de su vida a los dos jueces españoles, que investigan, respectivamente, los delitos de lesa humanidad que las autoridades chinas llevaron a cabo en el Tíbet en marzo de 2008 y a partir de 1950. “Sufrí mucho y muchos independentistas también sufrieron”, aseguró.

El compareciente, de 80 años, se manifestó “realmente feliz por poder contar libremente la verdad sobre la situación en el Tíbet”, y denunció que este asunto siempre ha sido tratado por China como “un asunto interno”. “Mi salida del país sólo ha sido posible por la presión internacional”, apuntó.

“CONTAMINAR A LOS NIÑOS”

Jigme Zangpo, ex profesor de primaria, fue encarcelado por primera vez en 1965 por “contaminar a los niños” y, tras pasar por tres prisiones diferentes, se convirtió en “una víctima legendaria de la lucha del Tíbet”, según explicaron fuentes del Comité de Apoyo al Tíbet (CAT), la asociación que ha impulsado las dos causas judiciales.

Con esta declaración el juez Pedraz continúa la ronda de testificales que ha llevado a cabo durante esta semana en relación con la causa que investiga sobre la posible comisión de delitos de lesa humanidad en marzo de 2008 contra la población tibetana por parte de distintos miembros del Gobierno chino. Las comparecencias finalizarán el próximo lunes con la declaración del disidente chino Wei Jingsheng.

La causa, admitida a trámite por el juez en agosto, está dirigida contra el actual ministro de Defensa chino, Lian Guanglie; el ministro de Seguridad del Estado y viceministro de Seguridad, Geng Huichang; el secretario del Partido Comunista chino en la Región Autónoma de Tíbet, Zhang Qingli; el miembro activo del ‘Politburó’ en Beijing, Wang Lequan; el líder de la Comisión de Asuntos Etnicos, Li Dezhu; el general Tong Guishan, comandante del Ejército de Liberación Popular de la capital del Tíbet (Lhasa); y el general Zhan Guihua, comisario político del comando militar de Chengdu.

El pasado 5 de agosto, Pedraz aceptó la competencia de la jurisdicción española para investigar los hechos al entender que podrían constituir “delitos de lesa humanidad contra la población tibetana”. Según las asociaciones querellantes, las autoridades chinas causaron “al menos 203 muertos, más de 1.000 lesionados graves y 5.972 detenidos ilegales y desaparecidos”.

“MATANZA SISTEMÁTICA Y GENERALIZADA”

Los querellantes aseguran que los siete altos cargos del Gobierno chino dirigieron “una matanza sistemática y generalizada” contra la población tibetana así como la realización de “lesiones graves, torturas y desapariciones forzadas” que fueron cometidas desde el 10 de marzo de 2008.

En su escrito, les imputan “la supuesta acusación intencionada de muerte o legiones graves, la desaparición forzada, la detención y privación de libertad con infracción de las normas internacionales al efecto y las torturas denunciadas”, lo que convertiría al pueblo tibetano en “un grupo o colectivo perseguido” por las autoridades chinas “por motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos o de género, u otros motivos universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al derecho internacional”.

(EUROPA PRESS)

-. Firma: APM/PAU .-

Condenado a muerte otro tibetano por disturbios de Lhasa en 2008

Condenado a muerte otro tibetano por disturbios de Lhasa en 2008

EFE – 21/04/2009 05 : 26

Pekín, 21 abr (EFE).- Un tibetan llamado Penkyi fue condenado a muerte y otros dos fueron sentenciados a cadena perpetua y 10 años de prisión por causar dos incendios durante los disturbios de marzo de 2008 en Lhasa, capital de la región autónoma del Tíbet, informó hoy la prensa oficial.

El condenado quemó dos tiendas de ropa, causando la muerte de seis personas, de acuerdo con la sentencia del Tribunal Popular Intermedio de Lhasa.

La condena a muerte ha sido suspendida durante dos años, por lo que podría ser conmutada a cadena perpetua en ese tiempo si el reo muestra buena conducta, de acuerdo con la ley china.

Se trata de la quinta sentencia a muerte que dicta la Justicia china en relación con los disturbios de Lhasa, los peores ocurridos en el Tíbet desde 1989.

El pasado 8 de abril, el mismo tribunal de Lhasa sentenció a muerte a Losang Gyaltse, Loyar Sangpo, Gangtsu Sangpo y Tenzin Phuntsog también por provocar incendios durante las protestas de Lhasa, en las que murieron 18 civiles y un policía, según cifras oficiales del Gobierno chino.

Dos de ellos también recibieron suspensión de la condena, mientras que un quinto juzgado fue sentenciado a cadena perpetua.

Pekín informó que tras las revueltas de 2008 la policía china detuvo a 1.317 personas, de las que 1.115 quedaron después en libertad y el resto comparecieron ante la Justicia, de las que más de medio centenar han sido ya condenadas.

Los tibetanos en el exilio aseguran que la represión de las fuerzas de seguridad chinas tras las protestas causó más de 200 muertos.

La respuesta china a las protestas llevó a llamadas al boicot de los Juegos Olímpicos de 2008 y a manifestaciones contra el régimen comunista al paso de la antorcha de Pekín 2008 por ciudades de todo el mundo, aunque a posteriori la competición deportiva no se vio excesivamente afectada. EFE abc/cg

Hermano de víctima de torturas en Tibe dice ante el juez que el cuerpo “tenía los riñones y el hígado destrozados”

Hermano de víctima de torturas en Tibe dice ante el juez que el cuerpo “tenía los riñones y el hígado destrozados”

MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) –

El hermano de un tibetano fallecido durante la última oleada de protestas que tuvo lugar en marzo de 2008 declaró hoy ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz –encargado de la causa– que cuando las autoridades hicieron entrega del cuerpo a su familia descubrieron que “tenía los riñones y el hígado destrozados”, informaron hoy fuentes jurídicas.

El testigo protegido, que abandonó Tíbet hace años y reside actualmente en Estados Unidos, explicó que su hermano participó en una de las manifestación de protesta contra las autoridades chinas y fue detenido en su vivienda poco después de la protesta.

Permaneció dos semanas detenido en una comisaría desde la cual fue trasladado a otra ubicación donde se le mantuvo incomunicado durante un tiempo indeterminado. Su familia, que no volvió a verle con vida, fue avisada de su muerte por las autoridades chinas y a la recogida del cuerpo comprobó que presentaba, según el testigo “claros signos de tortura”.

“La piel aparecía llena de golpes y arañazos”, relató el hermano que desveló que los daños principales fueron descubiertos cuando sus familiares llevaban a cabo el rito funerario tradicional de la región, consistente en el desmembramiento del cuerpo y su exposición a la intemperie para que sea devorado por las aves. “Descubrieron entonces que el intestino presentaba bolsas de aire y los riñones y el hígado estaban destrozados”, explicó el testigo, identificado con las iniciales K.G.

El hermano del fallecido aclaró que desde el momento en que el cadaver fue entregado los familiares permanecieron escoltados por miembros de las fuerzas de seguridad que impidieron que recogieran imágenes del cadaver o pruebas de su estado.

ABOGADA DE EE.UU

El juez Pedraz tomó, además, declaración a la abogada norteamericana Terri Marsh, ejecutiva para Estados Unidos de la Human Rights Law Foundation, que explicó al magistrado el sistema gubernamental chino y expuso que cualquier autoridad del país, incluyendo la judicatura, “debe lealtad al partido comunista”.

El magistrado inicia con estas dos declaraciones una ronda de testificales que se prolongará hasta el próximo lunes, en relación con la causa que investiga su Juzgado sobre la posible comisión de delitos de lesa humanidad contra la población tibetana por distintos miembros del Gobierno chino en marzo del pasado año.

La causa, admitida a trámite por el juez en agosto, está dirigida contra el actual ministro de Defensa chino, Lian Guanglie; el ministro de Seguridad del Estado y viceministro de Seguridad, Geng Huichang; el secretario del Partido Comunista chino en la Región Autónoma de Tíbet, Zhang Qingli; el miembro activo del ‘Politburó’ en Beijing, Wang Lequan; el líder de la Comisión de Asuntos Etnicos, Li Dezhu; el general Tong Guishan, comandante del Ejército de Liberación Popular de la capital del Tíbet (Lhasa); y el general Zhan Guihua, comisario político del comando militar de Chengdu.

El pasado 5 de agosto, Pedraz aceptó la competencia de la jurisdicción española para investigar los hechos al entender que podrían constituir “delitos de lesa humanidad contra la población tibetana”. Según las asociaciones querellantes, las autoridades chinas causaron “al menos 203 muertos, más de 1.000 lesionados graves y 5.972 detenidos ilegales y desaparecidos”.

“MATANZA SISTEMÁTICA Y GENERALIZADA”

Los querellantes aseguran que los siete altos cargos del Gobierno chino dirigieron “una matanza sistemática y generalizada” contra la población tibetana así como la realización de “lesiones graves, torturas y desapariciones forzadas” que fueron cometidas desde el 10 de marzo de 2008.

En su escrito, les imputan “la supuesta acusación intencionada de muerte o legiones graves, la desaparición forzada, la detención y privación de libertad con infracción de las normas internacionales al efecto y las torturas denunciadas”, lo que convertiría al pueblo tibetano en “un grupo o colectivo perseguido” por las autoridades chinas “por motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos o de género, u otros motivos universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al derecho internacional”.

El juez Pedraz interroga a una víctima protegida de Tíbet

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz tomará declaración este martes como testigos a la abogada internacional Terri Marsh, ejecutiva para Estados Unidos de la Human Rights Law Foundation, y a una víctima tibetana protegida que abandonó el Tíbet y reside actualmente en Nueva York, en relación con la causa que investiga su Juzgado sobre la posible comisión de delitos de lesa humanidad contra la población tibetana por distintos miembros del Gobierno chino.

El magistrado iniciará con estas dos declaraciones una ronda de testificales que se prolongará hasta el próximo lunes. La causa, admitida a trámite por el juez en agosto, está dirigida contra el actual ministro de Defensa chino, Lian Guanglie; el ministro de Seguridad del Estado y viceministro de Seguridad, Geng Huichang; el secretario del Partido Comunista chino en la Región Autónoma de Tíbet, Zhang Qingli; el miembro activo del ‘Politburó’ en Beijing, Wang Lequan; el líder de la Comisión de Asuntos Etnicos, Li Dezhu; el general Tong Guishan, comandante del Ejército de Liberación Popular de la capital del Tíbet (Lhasa); y el general Zhan Guihua, comisario político del comando militar de Chengdu.

El pasado 5 de agosto, Pedraz ha aceptado la competencia de la jurisdicción española para investigar los hechos al entender que podrían constituir “delitos de lesa humanidad contra la población tibetana”.

La Audiencia Nacional pide a China que interrogue a su ex presidente y a otros altos mandatarios por el genocidio en Tíbet

La Audiencia Nacional pide a China que interrogue a su ex presidente y a otros altos mandatarios por el genocidio en Tíbet

Deberán explicar las torturas de monjes, la muerte de cientos de tibetanos en las cárceles o la esterilización de mujeres desde 1950

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) –

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha solicitado a las autoridades de la República Popular China que interroguen al ex presidente Jiang Zemin y a otros seis altos cargos como supuestos autores de delitos de lesa humanidad, genocidio, torturas y terrorismo. El juez ha cursado una comisión rogatoria, a la que ha tenido acceso Europa Press, dentro de la causa que investiga la represión cometida en Tíbet a partir de 1950.

En su escrito, el Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional exige las declaraciones del ex presidente Zemin y otros históricos del Partido Comunista, como el secretario del Partido en el Tíbet durante el periodo 1971-1980, Ren Rong; su sucesor en el cargo hasta 1985 y participante en la ocupación, Yin Fatang; y el secretario del Partido en la Región Autónoma desde 1992 hasta 2001, Chen Kuiyuan.

Asimismo, pide la remisión “urgente” de las respuestas de varios ex responsables del Gobierno chino, entre ellos el primer ministro durante la etapa 1998-2003, Li Peng; el jefe de la Seguridad China y responsable de la Policía Armada Popular durante la represión de finales de los 80; y el ministro de Planificación Familiar en los años 90, Deng Deiyun.

Todos ellos están acusados de amparar crímenes contra el pueblo tibetano por “la práctica sistemática de la tortura”, de promover medidas dirigidas a “impedir” la reproducción de las mujeres del grupo y de realizar “desapariciones forzadas y ejecuciones arbitrarias” durante el periodo comprendido entre 1950 y 1979. El magistrado admitió a trámite la querella criminal en enero de 2006 presentada por el Comité de Apoyo al Tíbet (CAT), la Fundación Casa del Tíbet y la asociación Thuben Wangcheg Sherpa Sherpa.

Moreno envió, según la comisión rogatoria fechada en noviembre de 2008, un total de 44 preguntas para el ex presidente chino. Entre ellas, cuestiona si tuvo conocimiento, ordenó o mandó investigar el “número indeterminado” de torturas y muertes registradas en las cárceles, las medidas represivas cometidas contra los monjes tibetanos o las esterilizaciones y abortos dirigidas a mujeres tibetanas para impedir la reproducción del colectivo.

“¿DÓNDE ESTÁ EL SUCESOR DEL DALAI LAMA?”.

El alto mandatario también deberá dar cuenta sobre las desapariciones de numerosos tibetanos, entre ellas la del niño de seis años elegido por el Dalai Lama, Gendun Choekyi, como segunda máxima autoridad espiritual de esta región del Himalaya. “¿Tenía conocimiento que como consecuencia de estas huidas clandestinas por los altos pasos del Himalaya numerosos tibetanos, entre ellos niños, murieron antes de llegar al exilio, tratando de huir de los militares?”, interroga el juez, en referencia a la represión dictada por el régimen comunista.

Por otra parte, el resto de querellados deberá también declarar sobre las órdenes de suprimir “con violencia” a los tibetanos que participaron en las protestas pacíficas de septiembre de 1987, acerca la ley marcial dictada en 1989 que derivó en el asesinato de 450 personas, otras 350 desaparecidas y 3000 detenciones, o sobre la la política dirigida a restringir los nacimientos en el seno del pueblo tibetano “con miras a mejorar la calidad de la población”.

SEGUNDA INVESTIGACIÓN SOBRE EL TÍBET

Con motivo de este procedimiento, España se convirtió en el primer país del mundo en admitir querellas criminales contra el Gobierno chino. La causa se abrió después de que el Tribunal Constitucional dictara en 2005 una sentencia histórica que establecía la competencia de la Justicia española para juzgar delitos de genocidio y crímenes contra la humanidad en el extranjero, aunque no haya víctimas españolas.

En estos momentos, el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, tiene abierta otra investigación sobre la represión que se produjo en marzo de 2008 en el Tíbet y que, según las asociaciones querellantes, causó “al menos 203 muertos, más de 1.000 lesionados graves y 5.972 detenidos ilegales y desaparecidos”.

A tres días de la celebración de los Juegos Olímpicos, el juez instructor admitió a trámite el pasado mes de agosto esta querella contra dos ministros y siete altos cargos de la República Popular China.

Enviado del Dalai Lama insta a China a buscar solución

LONDRES (Reuters) – China debe sugerir formas para terminar con el estancamiento en las negociaciones con el Tíbet o los representantes de el Dalai Lama asumirán que Pekín no está interesado en alcanzar una solución, dijo el miércoles un enviado del exiliado líder espiritual.

La última ronda de conversaciones entre China y enviados del Dalai Lama fracasó en noviembre cuando los funcionarios chinos se negaron a las peticiones de un “alto nivel de autonomía” del Tíbet.

El primer ministro chino, Wen Jiabao, dijo el mes pasado que su país está abierto a sostener nuevas negociaciones siempre y cuando el Dalai Lama renuncie a lo que Pekín califica como separatismo.

Kelsang Gyaltsen, el enviado del Dalai Lama a Europa, dijo que durante la última reunión los negociadores del líder espiritual habían puesto sus propuestas sobre la mesa a través de un memorando que Pekín rechazó.

“Si existe cualquier voluntad política y formal de parte del Gobierno chino, la pelota ahora está de su lado”, explicó a reporteros Gyaltsen, quien participó de las negociaciones con China, durante una visita a Londres.

“Ahora deben o bien traer sus propias sugerencias para una solución o nosotros tenemos que asumir que el Gobierno chino no está interesado en (…) encontrar una solución mutuamente aceptable a través del diálogo con los tibetanos”, agregó.

Sin embargo, Gyaltsen aclaró que los enviados del Dalai Lama aún no llegan a esta conclusión. “El tiempo (desde noviembre) es muy corto. Veamos”, precisó.

Además instó a los Gobiernos europeos a tomar una posición conjunta sobre el Tíbet que sea “firme y clara”.

(Reporte de Adrian Croft; Editado en español por Ricardo Figueroa)