La carga de China

La carga de China

Por Ian Buruma – Periodista Invitado – 9/04/2009

CHENG­DU – El mes pa­sa­do fue el 50 ani­ver­sa­rio de lo que los ac­ti­vis­tas lla­man el Día Na­cio­nal del Le­van­ta­mien­to Ti­be­ta­no, la fe­cha de 1959 en que los ti­be­ta­nos se re­be­la­ron en Lha­sa con­tra el go­bier­no del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chi­no. La re­be­lión fue aplas­ta­da. El Da­lai La­ma hu­yó a la In­dia y du­ran­te al me­nos una dé­ca­da las co­sas em­peo­ra­ron: mu­chos ti­be­ta­nos —po­si­ble­men­te más de un mi­llón— mu­rie­ron de ham­bre du­ran­te la cam­pa­ña del Gran Sal­to Ade­lan­te del pre­si­den­te Mao y, du­ran­te la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral, se des­tru­ye­ron tem­plos y mo­nas­te­rios, a ve­ces con la par­ti­ci­pa­ción de las guar­dias ro­jas ti­be­ta­nas, y mu­chas per­so­nas mu­rie­ron en los ac­tos de vio­len­cia.
Los fun­cio­na­rios chi­nos es­tán no­ta­ble­men­te ner­vio­sos en es­te año de ani­ver­sa­rios (20 años des­pués de Tia­nan­men). En mar­zo yo es­ta­ba en Cheng­du, en la pro­vin­cia de Si­chuan, don­de vi­ven mu­chos ti­be­ta­nos. Los po­li­cías que bus­ca­ban se­ña­les de re­be­lión de­te­nían por las ca­lles in­clu­so a tu­ris­tas ex­tran­je­ros que no te­nían idea del ani­ver­sa­rio Se acor­do­nó el pin­to­res­co dis­tri­to ti­be­ta­no. No só­lo se pro­hi­bió to­mar fo­to­gra­fías ahí; ni se quie­ra po­día uno atra­ve­sar­lo.
No obs­tan­te, la pren­sa chi­na ce­le­bró el ani­ver­sa­rio con efu­si­vos ar­tí­cu­los que des­cri­bían la ale­gría de los ti­be­ta­nos por ha­ber si­do li­be­ra­dos tras si­glos de feu­da­lis­mo y es­cla­vi­tud. Se­gún el pe­rió­di­co Chi­na Daily, en­tre otras pu­bli­ca­cio­nes, el Ti­bet de an­tes de la li­be­ra­ción era un ver­da­de­ro in­fier­no y los ti­be­ta­nos es­tán fe­li­ces y agra­de­ci­dos de ser ciu­da­da­nos de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na.
Al­gu­nos tal vez lo es­tán. Mu­chos no. Pe­ro si bien la pro­pa­gan­da chi­na pin­ta un pa­no­ra­ma de­ma­sia­do os­cu­ro del pa­sa­do ti­be­ta­no, los oc­ci­den­ta­les que sim­pa­ti­zan con la cau­sa del Ti­bet fre­cuen­te­men­te son de­ma­sia­do sen­ti­men­ta­les.
El en­can­to per­so­nal del Da­lai La­ma, com­bi­na­do con el ai­re de sa­bi­du­ría es­pi­ri­tual su­pe­rior del Hi­ma­la­ya, ha pro­mo­vi­do una ca­ri­ca­tu­ra de un pue­blo sa­bio y pa­cí­fi­co aplas­ta­do por un im­pe­rio bru­tal. Sin em­bar­go, no por na­da un buen nú­me­ro de ti­be­ta­nos edu­ca­dos de he­cho die­ron la bien­ve­ni­da a los co­mu­nis­tas chi­nos en 1950. Se con­si­de­ra­ba al cle­ro bu­dis­ta, no sin ra­zón, rí­gi­do y opre­sor.  El co­mu­nis­mo chi­no pro­me­tía una mo­der­ni­za­ción.
El Go­bier­no de Chi­na ha cum­pli­do esa pro­me­sa en las úl­ti­mas dé­ca­das. Lha­sa, lu­gar tran­qui­lo, atra­sa­do y más bien su­cio ha­ce ape­nas 30 años, es aho­ra una ciu­dad con enor­mes pla­zas, cen­tros co­mer­cia­les y ras­ca­cie­los co­nec­ta­da al res­to de Chi­na me­dian­te una lí­nea fe­rro­via­ria de al­ta ve­lo­ci­dad. Es cier­to que los ti­be­ta­nos, con po­ca re­pre­sen­ta­ción en el go­bier­no lo­cal, pue­den no ha­ber­se be­ne­fi­cia­do tan­to co­mo los chi­nos han, cu­ya pre­sen­cia en ciu­da­des co­mo Lha­sa en ca­li­dad de sol­da­dos, co­mer­cian­tes y pros­ti­tu­tas es tan abru­ma­do­ra que exis­te la preo­cu­pa­ción de que la cul­tu­ra ti­be­ta­na se ex­tin­ga, sal­vo co­mo una atrac­ción tu­rís­ti­ca ofi­cial.
Con to­do, no se pue­de ne­gar que los pue­blos ti­be­ta­nos son aho­ra más mo­der­nos —en tér­mi­nos de elec­tri­fi­ca­ción, edu­ca­ción, hos­pi­ta­les y otros ser­vi­cios pú­bli­cos— que an­tes. Es­te es uno de los ar­gu­men­tos que uti­li­zan no só­lo las au­to­ri­da­des chi­nas, si­no ca­si to­dos los chi­nos pa­ra jus­ti­fi­car la ab­sor­ción del Ti­bet por su país.
Es­te ar­gu­men­to tie­ne una lar­ga his­to­ria. Lo uti­li­za­ron los im­pe­ria­lis­tas oc­ci­den­ta­les (y, en efec­to, los ja­po­ne­ses) a prin­ci­pios del si­glo XX pa­ra jus­ti­fi­car sus “mi­sio­nes” pa­ra “ci­vi­li­zar” y “mo­der­ni­zar” a los na­ti­vos. De he­cho, ba­jo el do­mi­nio ja­po­nés, Tai­wán era más mo­der­no que otras par­tes de Chi­na. Los bri­tá­ni­cos lle­va­ron a la In­dia una ad­mi­nis­tra­ción mo­der­na así co­mo fe­rro­ca­rri­les, uni­ver­si­da­des y hos­pi­ta­les.
No obs­tan­te, apar­te de al­gu­nos gru­pos mar­gi­na­les de cho­vi­nis­tas nos­tál­gi­cos, la ma­yo­ría de los eu­ro­peos y los ja­po­ne­ses ya no es­tán tan con­ven­ci­dos de que la mo­der­ni­za­ción sea una jus­ti­fi­ca­ción su­fi­cien­te pa­ra un go­bier­no im­pe­ria­lis­ta. La mo­der­ni­za­ción de­be lle­var­la a ca­bo un pue­blo que se go­bier­ne a sí mis­mo y no de­be ser im­pues­ta por una fuer­za ex­tran­je­ra. En otras pa­la­bras, se de­be­ría per­mi­tir a los ti­be­ta­nos mo­der­ni­zar­se a sí mis­mos.
Pe­ro los chi­nos tie­nen un ar­gu­men­to adi­cio­nal, que pue­de pa­re­cer más con­vin­cen­te (y más mo­der­no). Es­tán or­gu­llo­sos, con ra­zón, de la di­ver­si­dad ét­ni­ca de Chi­na. ¿Por qué ha­bría de de­fi­nir­se la na­cio­na­li­dad por el idio­ma o las ca­rac­te­rís­ti­cas ét­ni­cas? Si se de­be per­mi­tir a los ti­be­ta­nos se­pa­rar­se de Chi­na, ¿por qué no a los ga­le­ses del Rei­no Uni­do, los vas­cos de Es­pa­ña, los kur­dos de Tur­quía o los ca­che­mi­res de la In­dia?
En al­gu­nos ca­sos la res­pues­ta es que tal vez sí se les de­be­ría per­mi­tir. Pe­ro la per­te­nen­cia a un gru­po ét­ni­co co­mo in­di­ca­dor prin­ci­pal de la na­cio­na­li­dad es un con­cep­to pe­li­gro­so, en­tre otras co­sas, por­que ex­clu­ye a las mi­no­rías.
En­ton­ces, ¿es­tán equi­vo­ca­dos quie­nes apo­yan la cau­sa ti­be­ta­na? ¿De­be­mos de­se­char­la co­mo una ton­te­ría sen­ti­men­tal? No ne­ce­sa­ria­men­te. La cues­tión no es tan­to la cul­tu­ra, la es­pi­ri­tua­li­dad o si­quie­ra la in­de­pen­den­cia na­cio­nal del Ti­bet, si­no el con­sen­ti­mien­to po­lí­ti­co.
En es­te sen­ti­do, los ti­be­ta­nos no es­tán en peo­res con­di­cio­nes que otros ciu­da­da­nos de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na. En to­do el país se es­tán de­rri­ban­do mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos en nom­bre del de­sa­rro­llo. En to­das las ciu­da­des chi­nas, no só­lo en el Ti­bet, se es­tá es­te­ri­li­zan­do, ho­mo­ge­nei­zan­do y pri­van­do de in­de­pen­den­cia y es­pon­ta­nei­dad a la cul­tu­ra. Nin­gún ciu­da­da­no chi­no, ya sea han, ti­be­ta­no, ui­gur o mon­gol, pue­de sa­car del po­der al par­ti­do con su vo­to.
Así pues, el pro­ble­ma prin­ci­pal no es la na­cio­na­li­dad o la dis­cri­mi­na­ción si­no la po­lí­ti­ca. El Go­bier­no chi­no afir­ma que los ti­be­ta­nos son fe­li­ces. Pe­ro sin una pren­sa li­bre y el de­re­cho al vo­to no hay for­ma de sa­ber­lo. Los ac­tos es­po­rá­di­cos de vio­len­cia se­gui­dos de una opre­sión igual­men­te agre­si­va in­di­can que mu­chos no lo son.
Sin una re­for­ma de­mo­crá­ti­ca es­te cír­cu­lo no ten­drá fin, pues­to que la vio­len­cia es la ex­pre­sión tí­pi­ca de un pue­blo sin de­re­cho a la li­bre ex­pre­sión. Es­to se apli­ca no só­lo al Ti­bet, si­no tam­bién al res­to de Chi­na. Los ti­be­ta­nos úni­ca­men­te se­rán li­bres cuan­do lo sean to­dos los chi­nos. En ese sen­ti­do al me­nos, to­dos los ciu­da­da­nos de Chi­na es­tán en cir­cuns­tan­cias igua­les.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: